Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

15 Situaciones inesperadas en el rodaje de algunas comedias románticas

Sin duda, una producción cinematográfica requiere mucho trabajo y planeación, pues llevar el guión a la pantalla grande no es cosa sencilla. Sin embargo, hay ocasiones en las que ir por el camino trazado originalmente no es tan fácil, o quizás, ni siquiera lo mejor. Para la sorpresa de algunos, algunos de los aciertos más memorables de las películas no estaban contemplados, como sucede en ocasiones con los fracasos.

1. En Si yo tuviera 30, Mark Ruffalo se negaba a bailar Thriller

Una de las escenas más memorables de la película Si yo tuviera 30 definitivamente es cuando Jenna y Matt bailan la canción Thriller, de Michael Jackson. Sin embargo, esta casi no ocurrió. Quien le dio vida al mejor amigo de la protagonista, Mark Ruffalo, se rehusaba a bailar. “El baile era horrible. Casi no quería hacer esta cinta. Literalmente lo leí y me dije: ’No puedo hacer esta película. No puedo levantarme y hacer esas escenas’”, dijo el actor en una entrevista. Pero al final, Garner lo arrastró a la pista.

2. Keanu Reeves creó su personaje en Quizás para siempre

En la película Quizás para siempre, seguramente nos pasó a muchos que la aparición de Keanu Reeves fue una total sorpresa. Al actor le emocionaba tanto realizar este pequeño papel que leyó el guion y pidió tener juntas con el equipo aún antes de firmar. La directora, Nahnatchka Khan, dijo en una entrevista. “Estuvimos hablando del personaje, y él tenía tantas ideas y propuestas divertidas que volvimos a revisar el guion teniéndolas en cuenta”.

3. La película Casarse... está en griego pudo haber sido “Casarse...está en italiano”

La película Casarse... está en griego es una comedia romántica de producción pequeña que sorprendió a todos con su éxito. La creadora del guion y actriz Nia Vardalos estuvo años buscando que alguien tomara la cinta para producirla, y tuvo una oferta acompañada de un gran cheque. “La haremos italiana y conseguiremos que Marisa Tomei sea la protagonista”. La actriz dio un rotundo no, ya que consideró una blasfemia convertir a su familia en otra cosa.

4. El nombre de 10 cosas que odio de ti salió del diario de una de sus guionistas

No nos podemos imaginar otro título más emblemático que 10 cosas que odio de ti, y este llegó a las pantallas gracias al diario de una de sus guionistas, Karen McCullah. “Tenía un novio llamado Anthony... hice una lista titulada ’Cosas que odio de Anthony’. Cuando Kirsten [Smith] y yo decidimos escribir esto, revisé todos mis diarios del instituto... y cuando le hablé de esa lista, me dijo: ’Ese es nuestro título’”, comentó McCullah.

5. La boda de mi mejor amigo no fue bien recibida y casi fue cancelada

Esta película se volvió un ícono de las comedias románticas, llegando a la mente de muchos al pensar en el género. Sin embargo, esto podría no haber ocurrido. Cuando realizaron una proyección de prueba para ver cómo sería recibida la cinta, tuvo terribles comentarios. “Fue simplemente horrible”, mencionó Hogan, el director. “Sentí que mi carrera había terminado. Sentí que merecía acabar”.

Pero Jerry Zucker, el productor, nunca perdió la esperanza. Sentía que la película tenía verdadero potencial, por lo que regresaron a grabar otro final para la cinta, convirtiéndola en el éxito que es ahora.

6. Renée Zellweger no entendía la frase “Me convenciste con tu ’Hola’” en Jerry Maguire, seducción y desafío

La película Jerry Maguire — Amor y desafío, protagonizada por Tom Cruise y Renée Zellweger, nos otorgó dos de las frases más icónicas del mundo cinematográfico: la primera, “Muéstrame el dinero”, y la segunda, “Me convenciste con tu ’Hola’”. Lo curioso es que esta última no fue fácil de interpretar para Zellweger. La actriz mencionó que, al leer el guion, esa frase no le hizo sentido, incluso pensó que se trataba de un error.

Estando en el set, la hicieron decirla una y otra vez de distintos modos para obtener la correcta. “¿Habrá una mejor manera de decirlo? ¿No lo estoy entendiendo? No sé cómo hacerlo”, se repetía una y otra vez la actriz. Pero qué bueno que no la cambiaron al final, porque esa frase definitivamente nos sacó unas cuantas lágrimas.

7. Originalmente, en A todos los chicos de los que me enamoré, Noah Centineo iba a interpretar a Josh

En la película, el personaje de Lara Jean no se podía decidir entre dos amores: su vecino, Josh, o el chico popular de la escuela, Peter. Pues Lara no fue la única, ya que la directora, Susan Johnson, tenía a ambos personajes y a ambos actores, pero no sabía a quién asignarle cada rol. Ella vio a Noah como un chico tierno, por lo que quería darle el papel de Josh, pero al hacer las lecturas del guion, esto cambió.

La directora dijo en una entrevista: “Al principio, pensé en Noah para Josh, porque pensé: ’Oh, parece el chico de al lado’”. Después agregó: “Pero luego, una vez que vi la química entre Lana [Condor] y Noah, supe que teníamos que ir en esa dirección. Israel era estupendo con Janel [Parrish Long]. Pensé que encajaba muy bien”. El resto es historia.

8. Las locaciones en Cómo perder a un hombre en 10 días se veían muy reales... porque lo eran

Muchas veces, a la hora de grabar películas, se crean sets o hacen que ciertos lugares parezcan otros, pero este no fue el caso en Cómo perder a un hombre en 10 días. En la cinta, Andie, interpretada por Kate Hudson, trabaja para una editorial enorme. Las escenas donde podemos ver eso se grabaron en realidad en el edificio de Conde Nast, en Nueva York, donde se produce la revista Vogue.

El realismo no paró ahí, ya que Hudson siguió a la editora Anna Wintour durante unos días para prepararse bien para su papel.

9. Michael Vartan no estaba preparado para el beso de Drew Barrymore en Jamás besada

La grandiosa escena de beso que ocurrió en esta película dejó a muchos con el corazón derretido, pero para el actor que interpretó al interés romántico de Drew en pantalla, la primera toma no fue tan fácil. En una entrevista que tuvo con Barrymore, dijo: “Hay una historia del famoso beso que muy poca gente sabe, no estoy seguro de si debería...”.

Aun así, Vartan continuó: “Así que nos abrazamos y empezamos a besarnos, y tú realmente me besaste. O sea, me besaste muy en serio. Yo era un hombre muy joven en ese entonces, y tenía, um, sentimientos”. El actor procedió a contar cómo tuvo que cortar para relajarse. Con el resto de las tomas no tuvo mucha dificultad, pero no lo culpamos, puesto que cualquiera se sentiría así con un beso de la hermosa Drew Barrymore.

10. Ofrecieron un iPad a quien se le ocurriera un nombre para la película Loco y estúpido amor

Al empezar a filmar la película Loco y estúpido amor, estaban trabajando con un nombre muy diferente; únicamente la llamaban “Proyecto de Dan Fogelman sin título”. A nadie se le ocurría un nombre que quedara con la trama, llegando al nivel de ofrecer un iPad como premio a quien ideara el mejor.

La producción pasó por muchas opciones, aunque al final las palabras salieron de una conversación con el actor Jonah Bobo, quien entonces solo tenía 14 años. En esta plática, solo dijo las palabras “Loco y estúpido amor” de manera casual, pero al equipo se le quedaron tan marcadas que terminó nombrando así la película. A pesar de esto, no estamos seguros de si le dieron el iPad a alguien.

11. Los actores de La princesa prometida no querían que la escena del beso terminara

Sabemos lo importante que es que los actores tengan buena química y atracción mientras filman una película, pero Cary Elwes y Robin Wright lo llevaron a otro nivel. En realidad, se sentían tan atraídos el uno por el otro que, en la escena del beso final, ambos sacaban una excusa tras otra para tener que repetirla.

12. Las escenas iniciales de Realmente amor son de personas de verdad que fueron grabadas con una cámara escondida

La película Realmente amor abre con un montaje de escenas extremadamente tiernas de gente en un aeropuerto abrazando y dando cariño a sus seres amados. Con tomas tan adorables, uno pensaría que contrataron a unos cuantos extras y los pusieron a fingir amarse, pero el caso fue diferente.

El equipo decidió poner una cámara escondida en la puerta de llegada del Aeropuerto de Los Ángeles y grabar a las personas que llegaban. Estuvieron filmando estas escenas durante una semana, y cada vez que veían una que les gustaba, corrían hacia la gente para pedirle permiso de utilizar su imagen. Seguro no habrían salido tan bien de ninguna otra manera.

13. Un amor inseparable fue inspirada en una enfermedad real que llevó a Emily Gordon a un estado de coma

La primera película de Kumail Nanjiani llegó a los corazones de muchas personas, y si se sintió tan real es porque está basada en su experiencia con su actual esposa, Emily V. Gordon, con quien escribió la cinta. En ese momento, estaban pasando por una enfermedad muy difícil que llevó a Emily a un coma médicamente inducido. Afortunadamente, Gordon se recuperó.

14. Drew Barrymore le pidió a Adam Sandler que la eligiera para Como si fuera la primera vez

Sabemos que los guiones rondan un tiempo por las productoras hasta que alguien los toma y decide producirlos. Drew Barrymore se encontró con el material de la película Como si fuera la primera vez cuatro años antes de que esta saliera, y le llamó mucho la atención. Cuando se enteró de que Adam Sandler había tomado el proyecto, le escribió una carta a máquina diciéndole que le encantaría volver a trabajar con él en esta cinta, ¡y funcionó!

15. A la actriz de Ella es así no le gustaba la escena del beso, así que intentó arruinarla

A la actriz Rachael Leigh Cook no le gustaba mucho cómo estaba interpretando al personaje al momento de crear la gran escena del beso con Freddie Prinze Jr. en la película Ella es así. Como no quería que usaran la toma, decidió pestañear todo el tiempo con intenciones de arruinarla. Su truco no funcionó mucho, ya que, de todos modos, esta grabación fue puesta en la película.

¿Qué es lo que más disfrutas ver en una comedia romántica?

Ahora lo vi todo/Datos curiosos/15 Situaciones inesperadas en el rodaje de algunas comedias románticas
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos