Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

14 Personas contaron los motivos por que los etiquetaron con ridículos estereotipos

A todos nos ha tocado estar en ese lado de la vida en el que, por nuestra situación, nuestros gustos o nuestra personalidad, nos hemos vuelto el blanco perfecto de las críticas y los estereotipos que no tienen ningún beneficio y solo segmentan a la humanidad. De solo pensarlo, podemos recordar ese profundo fastidio que hemos llegado a sentir, como sucedió con estas 14 personas cuyo valor se redujo a una ridícula etiqueta.

  • Mi pasatiempo son los juegos en línea, y sinceramente no entiendo los reproches del tipo “estás perdiendo el tiempo ineptamente”, “te estás degradando”, “te aislaste del mundo”. ¡Hola! Es un pasatiempo igual que tejer, tocar la guitarra, cantar, pintar y tantos otros. No te digo que te estás degradando cuando cantas o bailas. Me sacan de quicio las etiquetas. © Oídoporahí / ideer

  • Una vez, quería conseguir un trabajo. La entrevista fue realizada por una señora de unos 50 años. Después de la parte principal, comenzaron las preguntas adicionales, y la primera de ellas fue: “Ya tienes 26 años. ¿Por qué todavía no estás casado y no tienes hijos?”. El intento de hacer referencia al hecho de que ese era mi asunto fue cortado en seco de inmediato. Empecé a murmurar algo como: “Todavía soy joven, no he encontrado a la persona adecuada”. La señora me interrumpió y dijo: “Listo, cállate. Hace 100 años, a los 26 ya estaban cuidando nietos. Si no has podido encontrar esposa y tener un hijo a esta edad, entonces eres tonto, irresponsable e infantil. Tenemos gente de familia aquí, seria y responsable. No necesitamos a los hijitos de mamá”. © Nimdael / Pikabu

  • Tengo una costumbre: no puedo andar con la misma ropa durante 2 días seguidos. Cuando estaba en la escuela, algunas personas pensaban que tenía un gran guardarropa, aunque solo combinaba las cosas de diferentes maneras. También, todos mis zapatos eran tacones, incluso mis botas de invierno. Y entonces, un compañero de clase me confesó una vez que por todo esto yo le parecía una altanera arrogante. Me quedé impactada. Nunca hubiera pensado que se pudiera formarse esa opinión sobre mí. Tan pronto como comenzó a tratar más conmigo, mi compañero se dio cuenta de lo equivocado que estaba. Como resultado, le gusté tanto que se enamoró e incluso trató de conquistarme.
  • No importa cómo se desarrolle la vida de una mujer después del nacimiento de un hijo, siempre habrá una razón para la crítica. Fui de baja por maternidad una semana antes de dar a luz y volví a trabajar un mes y medio después. ¿Adivina quién soy? Así es, una mala madre que no piensa en el niño. ¿Y qué me costó hacerlo? Bueno, ese ya es mi problema. © Julia Dunaeva / Facebook
  • Una vez, le di una lección al niño por haberse burlado de mí. Y cuando fue a quejarse con la maestra, ella le dijo: “¿ALE? ¿Qué Ale te lastimó? ¿Esa MOSQUITA MUERTA? Deja de mentir, ve a estudiar”. © itssanlee / Twitter
  • Mi papá no es un “hombre de verdad”. Mi madre trabajaba como maestra y mi padre trabajaba como conductor de tren en el metro. Veíamos a papá más a menudo que a mamá. Fue él quien me enseñó de niña a trepar árboles, clavar clavos con un par de golpes, escupir a un metro hacia adelante y otras cosas útiles. Al mismo tiempo, él mismo también aprendía: a cocinar avena por la mañana, a trenzarnos coletas a mí y a mi hermana, a distinguir entre los tonos de rosa y blanco para comprar los lazos “correctos”. Este año cumplirá 60 y es el mejor y el más amado padre, esposo y abuelo. © dobrayadusha / Pikabu
  • Soy esa persona que todos odian por los juegos de las clases de educación física. No me gustan las pelotas, no sé cómo lanzarlas. Era desagradable escuchar constantemente: “Otra vez perdimos por ella”, pero no podía hacer nada. Y, hoy en día, cuando me ofrecen jugar a algo con una pelota, mi gatillo se dispara. © ol_fa_sol / Twitter
  • El tío de mi novio es muy anticuado y misógino. No le caigo bien porque tengo una carrera y soy 5 años mayor que su sobrino. Él regaña a mi novio por no comportarse “como un hombre”, porque le encanta cocinar y a menudo lo hace para nosotros. Cuando el tío se enteró de eso, llamó al padre de mi novio y le dijo: “Salva a tu hijo de esa bruja”.
    Hace unos meses, mi novio y yo estábamos visitando a sus padres y ahí estaba su tío. Tuve una idea para hacerlo enojar. Le envié un mensaje de texto a mi novio haciéndole saber que le llevaría flores. Él respondió con “entendido. No digas más”. Más tarde entré en la sala de estar donde todos estaban sentados y le dije en voz alta a mi novio: “Mira, cariño, te compré rosas rosadas. Sé que son tus favoritas”. Mi novio se puso de pie, se tapó la cara con las manos y dijo en voz alta: “¡Las amo! ¡Gracias!”. Deberías haber visto la cara del tío mientras todos reían. No pudo más. Me echó una mirada de odio y salió de la habitación. © shygirlturnedsassy / Reddit
  • No se me permitía ir a clubes cuando todos mis compañeros iban y, en general, rara vez se me permitía salir, porque “parecía mayor de lo que era, pero era tonta y podía meterme en problemas”. Por eso no tenía muchos amigos. Pero cuando tenía la oportunidad de escapar, desaparecía por completo y luego se me castigaba por ello, por supuesto. Después de la universidad, me mudé lo más lejos posible de casa. © Zhenya Frantseva / Facebook
  • Una vez me vestí de una manera sencilla para ir a la tienda. De repente, me llamaron y me dijeron que había sido nombrada directora en el trabajo y que tenía que estar allí con urgencia. Me senté al volante y fui. El personal luego decía cualquier cosa de mí, sin saber absolutamente nada sobre mi persona. No me vengué de ellos, solo les demostré que las apariencias engañan. © Kate Kate / Facebook
  • Cuando era adolescente, la gente que me rodeaba me consideraba orgullosa y arrogante. Se quejaban de que no los saludaba, decían que yo creía que no eran dignos de que yo me comunicara con ellos. Y nunca se le ocurrió a nadie que yo era terriblemente tímida y retraída, especialmente cuando había chicos alrededor. En esos momentos, era más fácil ponerme la máscara de una especie de la Reina de las Nieves para que nadie adivinara lo asustada que estaba en realidad. Bueno, y también tengo problemas de vista y simplemente no me daba cuenta de la presencia de algunos de mis conocidos, no los ignoraba deliberadamente.
  • Yo era estudiante, vivía en una residencia y comía gracias a los subsidios de mis padres. Salía con un joven que pasaba regularmente de visita y vaciaba mi refrigerador. Decidí hacer un truco: la siguiente vez que vino, lo llevé al supermercado. Junté comida, el joven también se unió al juego. El problema surgió en la caja: el chico prácticamente se hizo a un lado, solo para no pensaran que él sería el que pagaría. Le dije: “¿Podrías pagar?”. Pagó, y en la salida me preguntó cuándo le devolvería esa deuda. No aguanté y le dije todo lo que pensaba. Y en respuesta recibí una respuesta genial: “No sabía que eras tan interesada”. © agata4321 / Pikabu

  • Lo más extraño con lo que me he topado fue el sobrenombre de arrogante debido a que... ta-dá... caminaba con la espalda recta. Parece que pensaban que lo hacía por altanera. © Ezhik v okeane / Genial.guru

  • Soy un hombre. Realmente no me gustan las etiquetas que se nos cuelgan y se nos asignan según el género. Me gusta cocinar. Soy el amo de casa de la familia. Los amigos cercanos comprenden y aceptan todo esto con calma. Sin embargo, tan pronto como otras personas se enteran de que yo me encargo del hogar y mi novia gana dinero, inmediatamente comienzan a criticarme, lanzándome comentarios “halagadores”. ¡No te pedí tu opinión! Estamos cómodos, todos están contentos con todo. Me saca de quicio. © Oídoporahí / ideer

¿Cuál fue esa etiqueta que te pusieron que se volvió simplemente fastidiosa?

Imagen de portada shygirlturnedsassy / Reddit
Ahora lo vi todo/Historias/14 Personas contaron los motivos por que los etiquetaron con ridículos estereotipos
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos