Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

15 Historias que pueden romper los estereotipos sobre los tatuajes

Hoy en día, los tatuajes ya no son algo excéntrico y extraño. Pero aún quedan personas a las que no les convence tener una marca eterna en el cuerpo. En cualquier caso, todo el que tiene algún tatuaje también tiene una historia única que contar sobre él, por lo que las ideas que comparten estos usuarios pueden sugerir a los demás una perspectiva diferente sobre esta forma de arte.

  • Hace tiempo que quería hacerme un tatuaje. Me llevó mucho tiempo elegir el diseño, por lo que el artista tuvo que rehacerlo varias veces antes de encontrar el perfecto. Todos mis amigos y conocidos que veían el tatuaje (por cierto, nunca lo he mostrado a propósito) me preguntaban con qué estaba relacionado y qué significaba. Inventaba sobre la marcha algo sobre los horóscopos y los símbolos. Seis meses después fui a visitar a mi abuela, en cuya casa no había estado desde hacía años y donde había pasado mi infancia. Me senté en mi lugar favorito y me fijé en el cuadro. De ahí es mi tatuaje. De uno de mis más felices recuerdos. © Oídoporahí / Ideer
  • Mi hermano y yo nos tatuamos el número Pi el mismo día. Todo porque fuimos adoptados el Día de Aproximación a Pi, el 14 de marzo. La gente suele pensar que me gustan las matemáticas porque tengo un tatuaje de este tipo. Cuento mi historia de adopción, cuando alguien muestra el interés, incluso en lugares públicos, como en la fila del supermercado. © Tina Bauer / Quora

“Mi padre, de 70 años, se hizo su primer tatuaje como muestra de su amor por mi madre, de 73 años. Fue en honor al 50 aniversario de su relación”

“Hasta mi último aliento”.

  • Tengo un tatuaje que me cubre todo el brazo. En un paseo por la ciudad, me detuve en un semáforo y noté que una anciana me observaba. Bueno, pensé que me iba a regañar como todos los viejos, pero me preguntó: “¿Esta cosa se quita con agua?”. A escuchar mi respuesta, me dijo: “¡Bien hecho! Diviértete mientras seas joven, si no, no tendrás nada que recordar después”. El patrón se rompió. Sonreí de oreja a oreja. © Oídoporahí / Ideer
  • La idea de que los tatuajes son un obstáculo para conseguir un trabajo es muy extraña. Cuando veo a alguien con muchos tatuajes, no pienso que sea malo, pienso: “Este tipo hace muchas citas y llega a tiempo”. © LUCYANARANDALL / Twitter

“Este tatuaje significa mucho para mí: es el día en que nació mi abuelo. Pero creo que lo tengo demasiado grande y en el lugar equivocado”

  • Soy un artista del tatuaje. Y no me tomo en serio a la gente que viene a hacerse imágenes en pareja. Por ejemplo, los nombres de cada uno, las iniciales con fechas o símbolos idénticos en honor a su gran y único amor. Por lo general, al cabo de un año vuelven para deshacerse de estos tatuajes o para cubrirlos con otros porque han roto o se han desenamorado. Por supuesto, es mejor para mí: se convierten en mis clientes habituales. Pero me dan ganas de preguntar: “¿Para qué?”. © Oídoporahí / Ideer
  • Un día, una mujer sentada a mi lado en un restaurante puso el brazo sobre la mesa, dejando al descubierto un hermoso tatuaje de algas. Le lancé un cumplido y ella, a su vez, me preguntó si tenía alguno. Le dije que me gustaba ver los tatuajes de otras personas, pero que me preocupaba que si me hacía uno, luego me aburriera de él. La mujer me dijo: "Los tatuajes son como los hijos. Si son tuyos, los quieres, aunque no te gusten mucho. © Dushka Zapata / Quora

“Perdí mi pierna el año pasado. Hoy me hice un tatuaje de flamenco ya que los dos estamos parados en una sola pierna”

  • Los tatuajes son ahora más comunes en el entorno profesional. Uno de mis grandes jefes se tatuó completamente ambos brazos y los mostraba con orgullo en la oficina. © idealmango / Twitter
  • Tengo 22 años y hace poco me hice un tatuaje en todo el antebrazo. Mi madre estaba furiosa porque ni siquiera se lo había dicho. Vivimos en ciudades diferentes. Luego nos vimos y todo el rato me estuvo dando la lata con eso. Después pasó un tiempo. Es masajista y una vez me dio un masaje y luego me acarició el brazo tan suavemente, justo allí donde está el tatuaje. En ese momento me di cuenta de lo fuerte que es el amor de una madre y de lo mucho que la quiero. © Oídoporahí / Ideer
  • Cuando tenía 17 años, estaba muy delgada y tontita. Pensando que nunca iba a ganar peso, me hice un tatuaje a media espalda: unos lirios grandes, coloridos y bonitos. Ahora tengo 30 años, dos hijos y peso 61 kilos. Y los lirios ya no son los mismos... Me arrepiento mucho. © Oídoporahí / Ideer
  • Estábamos comiendo en un restaurante cuando mi hija dijo: “¡Oh, mamá, mira el tatuaje en el brazo de ese hombre!”. Parecía un personaje de una película de terror. Más tarde, cuando estábamos en la fila, mi hija le dijo: “Me gusta mucho tu tatuaje”. Le contestó: “Gracias, es mi hija menor”. Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que su tatuaje era, en realidad, una imagen horriblemente dibujada de la cara de una niña. Por suerte, pudimos contener la risa hasta que subimos al coche. © Ari Dell / Quora

“Tatuaje conmemorativo para mi perra Bella. Ella le dio vida a una pieza tan especial para mí y siempre estaré agradecida”

“Un pedazo de mi corazón se fue contigo, Bella”

  • La gente que se opone a los tatuajes es muy divertida. Imagínate que te niegas a contratar a alguien que se ha quedado quieto durante un largo tiempo, soportando un dolor inmenso por un único propósito. Este tipo de personas llevan las cosas hasta el final, son resistentes y perseveran a toda costa. © JM_Luna / Twitter
  • Estoy aprendiendo a conducir. Me pongo muy nerviosa, ya que nadie me había enseñado antes. Iba en metro a mi quinta clase. Para ese momento creí que ya me iba acostumbrando al coche y al proceso en sí. Me fijé en un chico con un tatuaje bastante viejo: en letra grande y bonita, en la parte exterior de su mano izquierda estaba escrito: “Derecha”. Pensé: “Qué curioso tatuaje. Me pregunto si él mismo se confunde”. Ese mismo día confundí por primera vez la izquierda y la derecha. © Oídoporahí / Ideer

“Me hice una carta de mi yo de 7 años como un tatuaje para recordarle a mi yo de 27 años que me ame un poco más”

“Amo a Sara”

¿Cuál es tu opinión acerca de los tatuajes? ¿Cuáles son las historias detrás de los tuyos?

Imagen de portada Ari Dell / Quora
Ahora lo vi todo/Historias/15 Historias que pueden romper los estereotipos sobre los tatuajes
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos