Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

11 Particularidades de la vida en Turquía que asombran a los visitantes incluso más que la cantidad de gatos en Estambul

Muchos estan acostumbrados a pensar en Turquía como en un país turístico con playas maravillosas, hoteles cómodos y comida variada. Allí todo está tan adaptado para los vacacionistas, que pocas personas piensan en la vida cotidiana de sus habitantes. Pero Turquía es un país donde se honran las tradiciones y, al mismo tiempo, la vida moderna está en pleno apogeo.

En Ahora lo vi todo nos encanta descubrir detalles nuevos de la vida en todos los países de nuestro planeta. Así que recopilamos datos interesantes sobre Turquía con mucho gusto. Y en el bono encontrarás algunas historias vívidas de aquellos que han estado allí.

1. En Turquía hay 2 tipos de baños públicos

En los baños públicos hay 2 clases de cubículos: los comunes y unos de piso. Estos últimos se consideran una versión más desactualizada y se llaman “patas de elefante”. Se usan estando en cuclillas. Puede parecer raro para alguien que está acostumbrado a un inodoro común, pero en realidad es más higiénico ya que solo los pies tocan la superficie.

2. Los invitados que ingresan a una casa dejan sus zapatos en la puerta

  • Los zapatos se quitan antes de entrar al departamento, la mayoría de las veces simplemente se dejan en la entrada o en la calle. Es importante saberlo al cruzar el umbral de un hogar turco. Casi todas las casas turcas tienen varios pares de pantuflas para los invitados, pero puedes traer las tuyas propias, no sorprenderás a nadie. © turetskiy.yazik / Facebook
  • Como todos los turcos, comencé a quitarme los zapatos frente a la puerta principal. Para mostrar respeto a los invitados, mientras ellos toman el té en el balcón, un anfitrión debe ausentarse discretamente y colocar sus zapatos con las puntas hacia la puerta, de modo que les resulte más cómodo ponérselos al salir. © OSFERY / LiveJournal

3. Todas las mujeres se consideran hermosas, solo es belleza de diferentes tipos

  • Las mujeres turcas son muy elegantes, la mitad de ellas usan botas en cualquier clima.
    Es muy fácil reconocerlas por estas botas características cuando viajan a otro país. © haydamak / LiveJournal
  • Si tienes piel blanca, ojos claros y nariz pequeña, eres una belleza. Si tienes piel morena, ojos oscuros y nariz recta, eres una belleza turca. En ambos casos, camiones y coches te perseguirán por las calles al alegre grito de “¡Mashallah!”. En resumen, es fácil ser bella en Turquía. © nedorazumenie / LiveJournal

4. Los hombres turcos son muy impulsivos y son unos ávidos fanáticos de fútbol

  • Para un turco, un solo encuentro es suficiente para declarar la seriedad de sus intenciones: ofrecerte ser novios, proponerte casamiento y, entre las opciones más simples, invitarte de inmediato a su casa. A la vez, en el 99 % de los casos, los hombres turcos son sinceros en sus intenciones. Al menos, concretamente en el momento en que confiesan su amor y te proponen matrimonio en la primera cita. Tal vez se trate del instinto del propietario, desarrollado con bastante fuerza en los turcos. Se parece a un juego de “quién se queda con la chica primero”. © SHKAPYNETA / LiveJournal
  • Mi esposo llegó a casa con una voz ronca y una mirada emocionada, todo rojo, y me lanzó en el aire; resultó que era porque su equipo de fútbol favorito había ganado un campeonato. © INESA_BARONESSA / LiveJournal

5. La gente local es muy hospitalaria

  • El mayor choque cultural para mí fue la amabilidad y la empatía de la gente. Le pregunté a una persona cómo llegar a un baño turco que había encontrado en un folleto. Me dijo que no fuera allí: era una trampa para turistas. Me llevó a un baño turco REAL. Habló en turco con los propietarios, me tradujo las listas de precios y obtuve un excelente servicio a precios más bajos que los que ofrecían los agentes de viajes. © Bunny Paine-Clemes / Quora
  • En Turquía es fácil sentirse un conversador interesante, porque la cortesía de los locales no tiene límites. Saben sentarse y mantener una pequeña charla sobre cualquier cosa con una sonrisa y escuchar como si su interlocutor estuviera diciendo algo importante. También sucede que escuchas algo agradable sobre ti mismo, con lo que no puedes dejar de estar de acuerdo. Y luego, de repente, descubres que la gente aquí simplemente se comunica así. © osfery / LiveJournal
  • Dondequiera que íbamos, la gente saludaba cálida y alegremente a mis hijos y les regalaba algo: una barra de chocolate, un caramelo, incluso un paquete de pañuelos de papel, cuando no podían encontrar algo mejor. Tocaron lo más profundo de nuestro corazón. Mi hija de 7 años continúa pidiéndome que la lleve a ese lugar donde la gente es “amable y generosa” con los niños. No hemos vivido nada parecido en ningún otro país en el que hayamos estado. © Shaban Rashed / Quora

6. Los turcos tienen una relación particular con el tráfico

“¡Construyeron unas nuevas bicisendas azules geniales en Turquía! Algunos ciclistas ya las usan, pero les tocamos la bocina y los sacamos del camino. Problema resuelto”.

  • Conducir en Turquía es una experiencia muy especial. Hay reglas de tránsito en el país, pero no siempre se cumplen. El tráfico en Estambul se parece más al movimiento browniano en un espacio tridimensional debido al terreno montañoso de la ciudad. Cortar el paso, avanzar en rojo, meterse entre dos carriles, girar donde no está permitido... son cosas de todos los días. ¡Yo era el único de la ciudad que encendía la señal de giro! © unclejosef / LiveJournal

7. Aquí aman mucho a los gatos

La gente se sienta en la acera para no molestar al gato dormido en la parada de autobús.

  • Es genial ser un gato en Estambul. Quizás sea la ciudad más tolerante con estos animales callejeros. En muchas partes no solo se han dispuesto comederos, sino casitas enteras para los animales. Los turcos siempre están felices de alimentar a sus vecinos peludos. © rederika / LiveJournal
  • Los más afortunados son aquellos gatos que viven en hoteles de cinco estrellas all inclusive. Esto fue lo que leí en un folleto que estaba hojeando en mi habitación: “Nuestro hotel tiene una casa para gatos. Se proporciona comida especial para los felinos que viven en ella, por lo que le rogamos que no les saque comida del restaurante del hotel”. © igor_salnikov / LiveJournal

8. Aquí no celebran los cumpleaños

  • Desde que me mudé a Turquía, la costumbre de festejar las fiestas a las que estamos acostumbrados desapareció muy rápidamente (Año Nuevo, Navidad, Semana Santa). Incluso en mi cumpleaños casi ninguno de mis parientes turcos me felicita. Y ya ni me sorprende. © alaturka_vik / LiveJournal

9. Beben mucho té

  • El té no es solo una bebida, sino una ocasión para que nos reunamos para celebrar lindos momentos con nuestros seres queridos o simplemente para demostrar cuánto nos importan aquellos con quienes estamos tomando una taza de té. © Sophie Demirturk / Quora
  • Los turcos no planifican su vida, viven el aquí y ahora. Estamos sentados, nos calienta el sol, hay té en la tetera, todo es genial. ¿Qué planes, para qué? Si la situación cambia en una hora, si llama tu padre, tu hermano, tu cuñado o se larga a llover, será entonces pensaremos en qué hacer. No existe algo como pensar por adelantado, ni siquiera un paso. © IRINA_CALISH / LiveJournal

10. No es costumbre regalar flores en las bodas turcas

  • En Turquía, no es costumbre regalar ramos de flores para una boda. Pero esto no significa que no haya flores en absoluto. Los turcos están acostumbrados a decorar todos los eventos solemnes con coronas florales. A mí me parecen fúnebres. Se les ponen cintas con el nombre de la persona que regaló la corona. Nosotros también tuvimos un par de ellas en nuestra boda, pero, por suerte, las colocaron frente a la entrada del salón y no adentro. © osfery / LiveJournal
  • Las bodas turcas están abarrotadas de gente y el principio de “solo los más cercanos” no funciona aquí. A primera vista puede parecer que la mayoría de los invitados no tienen nada que ver con la celebración. A segunda vista, también. Por ejemplo, una amiga de la hermana del novio vino a nuestra boda con su madre. Porque no se supone que las jóvenes asistan a tales eventos sin compañía. Y también había gente que ni siquiera conocíamos. © osfery / LiveJournal

11. En Turquía, el café no es solo una bebida

Turquía no solo se ha convertido en un creador de tendencias del café (después de todo, fue gracias a este país que esta bebida se volvió popular en toda Europa. Incluso hay una leyenda que dice que fue en Estambul donde apareció la primera cafetería del mundo), sino que aquí existen tradiciones especiales asociadas con el café y el matrimonio.

  • Un día, vi un video que publicó mi estudiante. En él, ella sostenía una bandeja con varias tazas de café turco. Le dio la primera taza a su novio, luego, al padre de él, y luego a sus propios padres. Y después filmó la cara de su novio. Parecía que estaba a punto de vomitar, mientras que los demás se veían normales. Bebió su café de un trago y sonrió apresuradamente. Todos aplaudieron y gritaron de alegría. Yo estaba confundida. Pero luego me di cuenta de que ella se iba a casar con él. Resulta que existe una tradición según la cual a un potencial marido se le da café con sal para probar su amor por la novia. © Cristel Villamarin / Quora

Bono: historias de usuarios

  • Esta fue la cantidad de champú que vimos en una habitación de hotel en Turquía después de haber dejado una propina de 3 USD. © Coy0te / Pikabu
  • Estaba de vacaciones con una amiga en Turquía. Todas las noches íbamos a una discoteca donde un señor vendía rosas. Bueno, le traía flores a mi amiga constantemente de parte diferentes chicos. Podía ser una rosa o ramos enteros. Mientras que a mí nadie me regalaba nada. El último día, el vendedor se nos acercó y mi amiga ya había extendido la mano para recibir la flor, pero me la entregó a mí. A mi pregunta de quién la enviaba, respondió con orgullo: “Es de mi parte”. El vendedor de flores se había compadecido de mí. © Oídoporahí / Ideer

¿Conoces otros detalles interesantes sobre Turquía o algún otro país? ¡Comparte tu saber con nosotros!

Ahora lo vi todo/Planeta/11 Particularidades de la vida en Turquía que asombran a los visitantes incluso más que la cantidad de gatos en Estambul
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos