Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

10+ Trucos que los restauranteros les suelen ocultar a los comensales

Para muchas personas, uno de los placeres más grandes de la vida es comer, y aún más cuando la comida es buena. Para saciar nuestro apetito fuera de casa tenemos una gran cantidad de opciones, ya que podemos encontrar platillos de todos los precios, sabores y culturas. Pero hay algo que posiblemente todos los restaurantes comparten, y es que hay trucos que usan para beneficiarse, en ocasiones, sin que nos demos cuenta.

En Ahora lo vi todo decidimos investigar cuáles son algunas de las técnicas que los establecimientos de comida suelen usar, todo para poder ir preparados a esos lugares la próxima vez.

  • Todas las cocinas de los restaurantes tienen productos semiacabados. Frecuentemente, la pasta o pizza de los restaurantes italianos se compran en la tienda, lo que significa que los cocineros no preparan la masa. Los caldos para las sopas suelen cocerse de antemano y se guardan en recipientes especiales de plástico. A veces, para preparar los productos semiacabados se usan concentrados en forma de polvo.
  • Al crear un menú, los especialistas frecuentemente le restan un centavo al precio, ya que pagar 5,99 USD por un plato lo hace parecer más barato que al colocar 6 USD. Esto se usa bastante y muchos consumidores lo saben, así que los restaurantes tienen otro truco bajo la manga: quitar el signo de dinero por completo o, mejor aún, escribir con palabras el precio. Esto logra que los comensales no piensen tanto en lo que gastarán y, por lo tanto, pidan más.
  • Los meseros suelen preguntarte “¿Quiere algo para acompañar?”, ofreciendo los platillos más baratos de la carta con la intención de que consumas un poco más, ya que es fácil ceder con cosas de bajo precio que, al final, terminan sumando a nuestra cuenta.
  • En algunos restaurantes, el “platillo especial” se usa para mostrar las cosas nuevas que ofrece el menú, pero en otras ocasiones no es tan especial, ya que en él suelen usar los ingredientes que están cerca de expirar para evitar pérdidas.
  • Las personas comen menos en los restaurantes decorados con espejos. Esto está relacionado con el hecho de que, cuando alguien tiene la oportunidad de verse, el nivel de autocontrol en el proceso de consumir la comida aumenta.
  • Hay una tendencia que se trata de ubicar a los comensales cerca de la entrada del restaurante, “en el plano delantero”, para crear una atmósfera de comodidad y de que el establecimiento está lleno. A las personas bonitas a propósito les proponen ocupar el lugar cerca de la ventana o en el patio para atraer más la atención y causar la máxima impresión.
  • La limpieza de las máquinas dispensadoras de refresco es costosa, por lo que muchos restaurantes no suelen limpiarlas regularmente, lo que acumula muchas bacterias.
  • En los nombres de los platillos se usan las llamadas consonantes “deliciosas”, cuya pronunciación coincide con los sonidos que se producen al masticar los alimentos. Por ejemplo, “t”, “v” y “s” en la siguiente frase: “Suave corte de ternera en salsa verde”.
  • ¿Quieres comer ligero y vas a pedir una ensalada? En algunos restaurantes, esta opción puede no ser la más saludable y, por el contrario, estar dentro de las comidas menos sanas del menú.
  • Muchos restaurantes agregan marcas de parrilla falsas para crear la ilusión de que se trata de carne recién asada. Si las marcas de tu comida parecen demasiado perfectas para ser verdaderas, es posible que tu intuición esté en lo correcto.
  • Te sorprendería saber cuánto pueden escuchar los meseros de tus conversaciones privadas. Aunque los restaurantes están llenos de música y gente hablando, es muy posible que las personas atendiendo el lugar, si prestan un poco de atención, puedan escuchar más de lo que tú piensas.
  • Incluso los platillos más sencillos son adornados al máximo: por lo tanto, se crea una variedad de manera artificial. Lo mismo sucede con los alimentos multicolor: el cerebro humano reacciona de forma activa a los colores brillantes porque los asocia con frutas maduras. Como resultado, nos sobreexitamos y comemos más.
  • Ayudas mucho al restaurante si, al entrar, buscas un lugar en el rincón, ya que, cuando nadie ve a una persona, ella pide más comida. Además, los comensales que eligen tal lugar piden platillos con más calorías, y esto también influye en buenas ventas de postres.

¿Qué trucos de los restaurantes o meseros has descubierto o experimentado?

Ahora lo vi todo/Datos curiosos/10+ Trucos que los restauranteros les suelen ocultar a los comensales
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos