Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

11 Animales modernos que se veían muy distintos en la prehistoria

La evolución es algo divertido. Nos cuesta imaginar el mundo prehistórico, tan diferente de lo que conocemos, junto con las extrañas criaturas que lo habitaban. Es curioso rastrear el linaje de algunos animales modernos que todos conocemos, para llegar a la impactante conclusión de que la evolución dio algunos giros inesperados con muchos de ellos.

1. Ballenas

Las poderosas gigantes del océano poseen los orígenes más humildes. Todas las ballenas, incluidas las orcas y los delfines, provienen de un animal del tamaño de un gato y parecido a un ratón, llamado Indohyus, que no solo vivía en la tierra, sino que también era vegetariano. En el caso de los Indohyus, la evolución decidió dar un doble giro: cuando la mayoría de sus parientes ya se movían por tierra, hizo que estos tipos volvieran al agua.

Y la cereza del pastel: las ballenas son parientes de las vacas y comparten la misma ascendencia con ellas.

2. Jirafas

Las jirafas son pokémones de la vida real en términos de evolución: cada una de sus etapas se ve muy diferente de la otra, aunque manteniendo algunas similitudes básicas. El “abuelo” de las jirafas, Prolibytherium, era un animal que medía 1,80 metros de largo y era más parecido a un ciervo. Tenían unos conjuntos de cuernos absolutamente extraños, que incluían placas anchas en forma de hoja en el caso de los machos, y otras finas de aspecto más habitual en el de las hembras.

3. Hipopótamos

El depredador más grande que jamás había vagado por la tierra se llamaba Andrewsarchus. Solo la cabeza de este monstruo medía casi un metro de largo, la mitad de la cual era ocupada por el hocico y mandíbulas con dientes grandes. Podríamos imaginar que un carnívoro de ese aspecto era un ancestro de los lobos o las hienas, pero no: su pariente vivo más cercano es el hipopótamo. Al parecer, esos dientes grandes son cosa de familia.

4. Perezosos

Los perezosos son una especie de caída en desgracia en términos de evolución. Los de hoy en día son animales arborícolas extremadamente lentos, torpes y vulnerables, que pasan la mayor parte de su vida durmiendo. Es un milagro que hayan logrado sobrevivir como especie. Por otro lado, su predecesor, Megatherium, era un potente gigante que habitaba en la tierra, capaz de enfrentarse en una pelea a los osos cavernarios y mamuts. Era tan grande como los elefantes actuales, pero también podía pesar más de cuatro toneladas.

5. Pangolín

Al contrario de su nombre, el Hyaenodon (literalmente “diente de hiena”) no está emparentado con las hienas. A pesar de su apariencia canina, dientes grandes y estilo de vida carnívoro, tampoco está relacionado con los perros. En su lugar, su pariente moderno más cercano es... un pangolín, el animal más educado del mundo. No está claro en qué momento estos grandes depredadores de cuatro patas se convirtieron en pequeños bípedos escamosos que se alimentan de hormigas y otros insectos, pero quizá este sea el verdadero hombre lobo de nuestro mundo.

6. Cerdos

Los cerdos y jabalíes modernos no son nada insignificantes: son criaturas muy inteligentes, fuertes, voluminosas y rápidas, que ya son una buena combinación para el éxito evolutivo. Sin embargo, en el pasado, los cerdos eran mucho más grandes, más poderosos y de aspecto aterrador. Sus colmillos también eran de mayor tamaño. Al igual que los cerdos modernos, el Entelodon era omnívoro, pero dado que tenía capacidades ofensivas para abatir fácilmente a sus presas, se inclinaba mucho hacia un estilo de vida depredador. Además, cazaba en manadas.

No es de extrañar que se haya ganado el apodo de “cerdo del infierno”.

7. Caballos

Los caballos son considerados a menudo un símbolo de elegancia, nobleza y velocidad, por lo que muchos amantes de estos animales podrían sentirse bastante decepcionados al descubrir que el “caballo” prehistórico, Brontotheriidae, era más parecido a un rinoceronte. Era corpulento, con patas relativamente cortas y cuernos dobles de forma extraña.

8. Armadillos

Esta transformación no fue tan drástica como otras de la lista, basándose, en mayor parte, solo en el tamaño. El ancestro de los armadillos modernos, Glyptodon, tenía aproximadamente el mismo peso y dimensiones que un Volkswagen Beetle.

9. Perros y osos

Sorprendentemente, los perros y los osos tienen un ancestro común que no se parecía a ninguno de estos dos. El Cynodictis era un animal de baja estatura, de unos 70 cm de largo y un peso de apenas 5 kilos. Se parecía mucho a un gato o una marta, para ser sinceros. Sin embargo, como especulan los arqueólogos, debía de comportarse como un perro, viviendo en manadas y persiguiendo a pequeñas presas peludas en las llanuras.

10. Rinocerontes

Lo más emblemático de los rinocerontes son, por supuesto, sus cuernos. Por eso es extraño pensar que sus ancestros no los tenían en absoluto. Al mismo tiempo, Indricotherium era el mamífero terrestre más grande que jamás había existido, dejando a los elefantes muy atrás: medía unos 7,4 metros de largo y pesaba entre 15 y 20 toneladas.

Un dato curioso: los vehículos de combate de la saga cinematográfica Star Wars se inspiraron, en gran medida, en el pariente cercano del Indricotherium, el Paraceratherium.

11. Aves

A pesar de ser representados como reptiles escamosos en las películas, la mayoría de los dinosaurios están mucho más cerca de las aves que de los lagartos. Técnicamente hablando, todas las aves modernas son dinosaurios, pero no todos los dinosaurios eran aves, sino solo un grupo llamado terópodos, que incluía al icónico tiranosaurio, a los velocirraptores y a todos los demás dinosaurios carnívoros de dos patas. Después de todo, las aves “rapaces” se llaman así por una razón.

Bono. Animales que se veían exactamente iguales: los tiburones

  • “Un modelo a tamaño real de un megalodón colgado en el Museo Nacional de Historia Natural”. © kcox1980 / Reddit

¿Cuál es tu animal favorito? ¿Qué antepasados de animales te gustaría conocer?

Imagen de portada Christian / Depositphotos
Ahora lo vi todo/Datos curiosos/11 Animales modernos que se veían muy distintos en la prehistoria
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos