Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

12 Prácticas y actitudes que pueden ser un obstáculo para quien desea ser rico

Para hacerse de una fortuna, es claro que trabajar duro es una de las cosas más importantes. Sin embargo, no importa cuánto se trabaje, hay pequeñas fugas de dinero o mentalidades que, a simple vista pueden ser inofensivas, pero podrían ser un problema grande a la hora de procurar hacer nuestro patrimonio. Más que trabajar arduamente largas jornadas y negarse ciertos lujos, la riqueza quizás se construya de mejor manera adquiriendo hábitos inteligentes.

En Ahora lo vi todo nos dimos a la tarea de reunir los consejos que algunos magnates han utilizado para sus propias fortunas, y que junto al esfuerzo, podrían ser un determinante en las finanzas personales.

1. Compra cosas que no se puede permitir

“En realidad, no puedes permitirte una cosa si no puedes comprarla dos veces”, dijo en una entrevista el músico y multimillonario Jay-Z. Esta regla se aplica a todas las compras, excepto los bienes inmuebles. Si un teléfono cuyo costo es igual a la suma de tu salario mensual de repente se rompe, difícilmente podrás comprar otro igual al día siguiente.

2. Solo escuchó sobre el colchón financiero, pero nunca lo vio

Tener una reserva que, en caso de emergencia, te permitirá aguantar durante un par de meses, es una de las características de una persona que ha arreglado correctamente su relación con el dinero. Pero aquel que en cualquier situación inesperada se ve obligado a endeudarse, claramente todavía no está listo para hacerse rico. Puedes crear ahorros siguiendo el consejo de Warren Buffett: “No ahorres el dinero que queda después de gastar. Gasta el dinero que queda después de ahorrar”.

3. Compra cosas a crédito

Unas vacaciones pagadas con la tarjeta de crédito son una clara señal de que algo está mal con tus finanzas. Nadie argumenta que una persona necesita descansar y relajarse periódicamente, pero pedir prestado para esto es una mala idea, porque en lugar de ahorrar para las próximas vacaciones, pagarás el préstamo gastado en estas. Uno de los padres fundadores de los Estados Unidos, Thomas Jefferson, no aconsejaba gastar dinero antes de tenerlo, y aunque no existían las tarjetas de crédito en su tiempo, había muchas formas de endeudarse.

4. A menudo tira excedentes de productos

Si una persona tira regularmente alimentos en mal estado a la basura, esto significa que tiene problemas incluso con la planificación de su menú con varios días de anticipación. Además, los alimentos constituyen un gasto significativo; prácticamente estás tirando tu dinero a la basura.

5. Tiene miedo de correr riesgos

“¿A cuántos millonarios que hicieron una fortuna en cuentas de ahorro conoces?”, preguntó el empresario Robert Allen. Si continúas haciendo lo que haces, continuarás recibiendo lo que recibes. Esto no significa que debas gastar la mitad de tu salario en boletos de lotería e invertir el resto en acciones dudosas, pero evitar cualquier riesgo con la esperanza de permanecer sentado en tu zona de confort toda tu vida es una de las mejores maneras de no hacerse rico.

6. No aprender cosas nuevas

El mundo está cambiando a una velocidad increíble, y debes correr solo para mantenerte en el lugar. Si no inviertes regularmente tiempo y dinero en la adquisición y mejora de habilidades profesionales, en el mejor de los casos, podrás mantener tu nivel de ingresos actual, pero tendrás que olvidarte de la riqueza. Cuando se le preguntó a Elon Musk cómo aprendió a hacer cohetes, respondió: “Leí libros”.

7. Descansa incorrectamente

El escritor y comerciante Zig Ziglar dijo una vez: “La gente rica tiene televisores pequeños y bibliotecas enormes, y la gente pobre tiene lo contrario”. Hay actividades que se consideran relajantes, pero que en esencia constituyen una pérdida de tiempo: juegos de computadora, videos entretenidos, tiempo en las redes sociales, reuniones en bares. Estos entretenimientos son una señal de que no necesitas y no estás interesado en tu vida.

8. Gasta el tiempo libre en problemas cotidianos

Cocinar y limpiar son actividades difíciles de evitar, pero dedicarles demasiado tiempo también está mal. Solo hay 24 horas en un día, y después de dormir y trabajar, te quedan 5 o 6 en el mejor de los casos. Si las gastas en quitar el polvo, cocinar la sopa y asar el pollo, entonces no te quedará tiempo para mejorar tu vida. Y cuando tu tiempo es más costoso que los servicios de profesionales especializados en estas tareas, es más rentable delegarles las ocupaciones del hogar.

9. No se esfuerza por ganar más

No todos tienen la oportunidad de cambiar radicalmente el alcance de sus actividades y, encima, ganar más dinero al hacerlo, pero incluso dentro del marco de una sola profesión, las ofertas salariales pueden diferir varias veces. Y si tu salario no es el más alto en tu área, entonces probablemente estés haciendo algo mal. Los altos directivos de las grandes empresas afirman que acceden a las peticiones de sus empleados si ellos tienen argumentos convincentes.

10. No hacen un seguimiento de su dinero

El entrenador de negocios Jaime Tardy cree que “la principal diferencia de los ricos es que controlan su dinero y no permiten que el dinero controle sus vidas”. Si no te importa cuánto dinero quedará en tu billetera después de ir a la tienda, entonces estás fuera del camino de la riqueza. Para hacerte rico, necesitas conocer tus ingresos y gastos en todo momento. Esto te ayudará a planificar el presupuesto, prepararte para las sorpresas desagradables y, paradójicamente, relacionarte con el dinero más fácilmente.

11. Comparte sus planes con todos

Solo tiene sentido contar de qué manera planeas enriquecerte a aquellos que te apoyan, y no hay muchas personas así. La mayoría preferiría bajarte del cielo a la tierra “bien intencionalmente” y comenzará a convencerte de que nada de lo pensado te saldrá bien. Incluso existe el concepto de “mentalidad de cangrejo”, que describe este comportamiento.

12. Conoce sus límites

Una persona no se hará rica si no entiende lo que eso significa. El túnel de la realidad, que protege tu mente de información innecesaria o dañina, también puede excluir de tu realidad productos “demasiado caros”, entretenimiento y artículos de lujo, de modo que simplemente no tendrás el incentivo para ganar más. Por ejemplo, la autora de este artículo conoce personas que pasan por los estantes con mariscos y manjares sin fijarse ni en la variedad ni en los precios. Pero el alto precio es solo una excusa para preguntarse: “¿Qué debo hacer para poder pagarlo?”.

¿Cuál es el peor hábito que tienes con tu dinero?

Ahora lo vi todo/Datos curiosos/12 Prácticas y actitudes que pueden ser un obstáculo para quien desea ser rico
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos