Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

14 Veces en que los actores improvisaron escenas y quedaron en la historia

Cuando los planes cambian inesperadamente en el rodaje de una película, nosotros solo percibimos los excepcionales resultados, y no nos imaginamos lo que en verdad ocurrió. En ocasiones, se debe a la genialidad de los actores, que interiorizan tanto el personaje y la escena, que improvisan de una forma magistral, aunque cambien el guion, o del director que ha pensado la toma para provocar este tipo de reacciones espontáneamente.

1. Chris Hemsworth (Thor) y Chris Evans (Capitán América) en Avengers: Infinity War (2018)

En medio de la escena de la batalla de Wakanda, momento en el que Thor y el Capitán América se reencuentran después de tres años, intercambian un par de bromas y, entre ellas, una donde Thor le pregunta acerca de su vello facial, diciéndole “¿Me copiaste la barba?”. Este diálogo, que fue improvisado, les salió muy natural debido a la fuerte amistad que existe entre estos dos actores.

2. Andrew Garfield y Emma Stone en El Sorprendente Hombre Araña 2: La venganza de Electro (2014)

Andrew Garfield, quien interpreta a Spiderman en esta película, estuvo saliendo con Emma Stone, que hizo el papel de Gwen Stacy, por lo que el amor que se profesaron en escena fue genuino. Tanto así que el beso con el que Andrew sorprendió a Gwen el día de la graduación no estaba en el guion. El actor cuenta que fue una reacción espontánea dado que se perdió el discurso de graduación de su novia, y quiso hacerlo para compensar ese momento.

3. Patrick Swayze y Jennifer Grey en Dirty Dancing (1987)

Una de las imágenes más famosas de esta icónica película, basada en hechos reales, es esta en la que Johnny y Baby se arrastran el uno hacia el otro en un ensayo de su coreografía. Eleanor Bergstein, la productora, animaba constantemente a los actores a improvisar sus escenas. De estas pruebas surgió una de las imágenes más memorables de la película.

4. Gene Wilder en Willy Wonka y la fábrica de chocolate (1971)

Gene Wilder fue una leyenda de la comedia, y su profesionalismo y creatividad se hicieron notar en esta película donde interpretó al enigmático Willy Wonka. El actor quiso resaltar esa característica impredecible del personaje, confundiendo tanto al público como a la audiencia, cuando se presenta por primera vez al grupo de turistas de la fábrica, simulando tener dificultades para caminar para luego dar un giro totalmente inesperado.

Por otro lado, las reacciones de los niños que actuaron en la película, en algunas escenas fueron espontáneas y genuinas, como cuando entraron a la fábrica y se enfrentaron al escenario de fantasía del salón de chocolate, los jardines de dulce, los ositos de goma etc.

5. Kristen Stewart y Robert Pattinson en Crepúsculo (2008)

Una de las escenas memorables de la primera película de la saga Crepúsculo resultó ser una toma improvisada. En una entrevista, la actriz Kristen Stewart relata que esta fue una escena extraída de muchas en las que los actores simplemente divagaban, y en la que ella dice: “Este tipo de cosas no existen”, a lo que Robert Pattinson responde: “Lo hacen en mi mundo”.

6. Julia Stiles en 10 razones para odiarte (1999)

Kat Stratford, el personaje interpretado por Julia Stiles, hizo de esta escena una toma única al leer el poema “10 cosas”, logrando conmoverse tanto hasta el punto de llorar. Las lágrimas, que fueron auténticas, por supuesto, no eran parte del guion.

7. Sylvester Stallone en Rocky (1976)

La mayor parte de las escenas filmadas en exteriores en las que Rocky está corriendo por las calles de Filadelfia fueron hechas sin extras, sin equipo y sin permisos. Por ello, es fácil apreciar la curiosidad de la gente común.

Dentro de esas reacciones naturales de las personas que circundaban la filmación surgió el acto espontáneo que tuvo un tendero del mercado, que le arrojo una naranja al actor sin saber que estaba siendo filmado.

8. Macaulay Culkin en Solo en casa (1990)

Cuando el pequeño Kevin es atrapado por los ladrones Marv y Harry, interpretados por los actores Daniel Stern y Joe Pesci respectivamente, este último le propina un mordisco real en sus dedos, que finalmente le dejó una pequeña cicatriz a Macaulay Culkin. Además, Joe Pesci evitó al niño durante todo el rodaje para que pensara que realmente era malo.

9. Anne Bancroft y Dustin Hoffman en El graduado (1967)

El director Mike Nichols recibió un premio Óscar por esta película, la cual a su vez hizo que Dustin Huffman se estrenara como una celebridad. Para la última escena, Nichols decide dejar que la cámara permanezca hasta que las emociones de los actores se desvanecieran espontáneamente, lo cual hizo de este un final icónico y emocionalmente genuino.

10. Anne Hathaway en El diario de la princesa (2001)

La escena en la que Mía, papel que realiza Anne Hathaway para esta película, resbala accidentalmente de las gradas y cae al banco mientras habla con su amiga Lilly Moscovitz no estaba en el guion, pero al director Garry Marshall le pareció tan encantador y divertido que decidió dejarla. Por su parte, Hathaway relató: “Me eché a reír y seguí adelante con la escena”.

11. Dustin Hoffman en Cowboy de medianoche (1969)

El papel de Dustin Hoffman en esta película aparece en el puesto número siete entre las 100 mejores actuaciones de todos los tiempos de la revista Premiere. Y no es para menos, una de las escenas en las que tuvo que reaccionar rápidamente fue esta, donde está caminando por las calles de Nueva York con su coprotagonista Jon Voight, y un taxi se está cruzando el semáforo en rojo, a lo que Ratso (Dustin Hoffman) grita “Hey, I’m walking here!” (¡Oye, estoy caminando!) como una reacción natural al tráfico de la ciudad. Una escena que se volvió icónica y no fue planeada.

12. Jim Carrey en El Grinch (2000)

En esta escena, el Grinch está abatido por la inesperada visita de Cindy Lou Quién, la pequeña que le hace la invitación para ser el “Señor del Júbilo”. Su gran preocupación es que no sabe qué ponerse para la excepcional ocasión, y su primera opción es un mantel. Al quitarlo de la mesa, se suponía que las cosas debían caerse, pero lo hizo tan bien que se mantuvieron en su sitio, su reacción fue quitarlas a propósito. Nada de esto estaba en el guion, pero fue tan divertido y adecuado que formó parte de la película.

13. Rachel McAdams en Doctor Strange (2016)

Probablemente, Rachel McAdams estaba tan concentrada en esta escena que no se imaginó que la caída de un trapeador la tomaría por sorpresa. Por supuesto, nadie lo esperaba, pero su reacción fue tan genuina que el director decidió mantenerla, ya que ella no se salió del personaje a pesar de ello.

14. Joaquín Phoenix en Guasón (2019)

El Guasón es uno de los personajes más complejos en su dimensión psicológica y ha dejado un gran impacto en los actores que lo han interpretado. El actor Joaquín Phoenix fue galardonado con múltiples premios, entre ellos, un Globo de Oro y el premio Óscar en 2020 por la interpretación de este personaje. En esta escena, la lágrima fue inesperada, pero el director Todd Phillips decidió dejarla, pues en realidad era lo que esperaba con la intervención de la banda sonora de la película para que afectara al actor.

¿Qué otra escena improvisada de película conoces? ¿Quién es el mejor actor en tu opinión?

Ahora lo vi todo/Datos curiosos/14 Veces en que los actores improvisaron escenas y quedaron en la historia
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos