Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

17 Ricos que se dedicaron a amasar fortuna confiesan cómo ven la vida ahora que lo lograron

Hay quienes enfocan su vida en un objetivo fuerte y claro: hacer dinero. Muchas veces, una meta tan determinada y compleja puede llegar a parecer casi imposible, pero existen personas que sí lo logran, a pesar de las cosas que deban sacrificar en el camino. Una vez que alcanzan la cúspide, hay algunos que se animan a contar cómo es la vida de una persona rica y si sí se parece, o no, a lo que tanto habían soñado.

En Ahora lo vi todo, hemos recopilado varias confesiones de personas que lograron convertirse en ricos, quienes cuentan cómo se ve la vida desde su posición.

  • Mi abuelo se ganó la lotería cuando tenía 75 años. Antes de que él pudiera recoger su dinero, tuvo un derrame cerebral. Pero saber que en algún lugar tenía un boleto ganador le ayudó a salir adelante. En cuanto mi abuelo se recuperó, dejó los malos hábitos y se encargó de sus deudas. Después se fue a Australia y un poco más tarde a un tour por Europa e incluso visitó la casa de su infancia en Noruega. Él dijo que esto había sido lo mejor que le había ocurrido en la vida.© Sailormercuryaz / Reddit
  • Mi familia pasó por un largo camino desde una vida de subsidios hasta alcanzar un buen nivel de ingresos, un poco más alto que la clase media. Esto no es riqueza, por supuesto, pero para nosotros cambió mucho. Nada de sándwiches con kétchup de pan mohoso. Antes nos regalaban ropa, libros o videojuegos solo en Navidad, pero ahora nos alegran con tales cosas más frecuentemente. Para ser sinceros, ahora pasamos menos tiempo juntos. Mi papá tiene su negocio e incluso tiene que trabajar más de 16 horas al día. En general, me siento más feliz. Y, además, ahora mucha menos gente nos mira con desprecio. © saucerjellyfish / Reddit
  • Heredé una gran cantidad de dinero. ¿Qué hice con él? Absolutamente nada. Desde entonces, vivo en la misma casa, trabajo en el mismo lugar de antes y, en general, nada ha cambiado Solo que ahora sé que tengo un colchón financiero y podré pagar la educación de mi hijo. Estoy agradecida con mis padres, ya que ellos me enseñaron a vivir humildemente, a pesar de mi riqueza. Para mí es aún más agradable observar cómo aumenta ese dinero en mi cuenta de inversiones. Gracias al porcentaje de los intereses, en un día consigo ganar lo mismo que gano en una semana en el trabajo. © Rebecca Mitchell / Quora
  • En la infancia, tenía todo lo que necesitaba, pero solo porque mis padres trabajaban mucho y arduamente. Yo no tenía una buena relación con las personas ricas, las consideraba malvadas e inmorales. Después me casé con un hombre que tenía su propia empresa y una cuenta de siete cifras en el banco. Esto fue muy extraño. Él resultó ser muy lindo, amable y el hombre más adorable de todos los que había conocido. En mi cumpleaños, recibí como regalo un costoso auto. Vivíamos en una gran casa y tenía todo, solo bastaba con pedirlo. Pero, en algún tiempo, me perdí a mí misma. Precisamente me convertí en una de esas personas a las que antes odiaba. Después aprendí a aceptar a las personas independientemente de quiénes eran. También aprendí a aceptarme a mí misma, ya que las personas con las que me encontré en mi nueva vida resultaron ser buenas. © Wendi Brown / Quora
  • Siempre quise jubilarme antes y simplemente tomar mis cosas e irme de viaje durante todo un año. Ahora tengo un salario alto y, además, tengo un buen ingreso por parte de inversiones, mi sueño pronto se hará realidad. El dinero no me cambió para nada. Desde ese entonces, sigo comprando productos en descuento, viajo en temporada baja y cocino en casa. Solo cometí un error cuando les dije a mis padres sobre mis ingresos. Ahora, para ellos, soy un tonto rico. Y no sería tan ofensivo si ellos mismos no fueran millonarios y lo ocultaran de todos. © Anonymous / Quora
  • Tuve un colega, no era un amigo, sino más bien un conocido. Hace unos cuantos años, trabajábamos en la misma empresa. Él vivía con su esposa e hijo en un departamento comunal con todo el encanto de los conflictos entre vecinos y escándalos. A finales de los 80, él se dedicó por completo a su negocio. Se hizo rico y compró un departamento. Después, a finales de los 90, lo vendió y se compró una casa. Aquí empezó todo: guardias de seguridad, jardineros, institutrices para sus nietos, choferes, cocineros y lavanderas. Una vez, me encontré con él y tristemente me dijo: “Tengo la sensación de que nuevamente vivo en un departamento comunal con todos los conflictos que esto implica”. © blackshow / Pikabu
  • Mis padres vivían de cheque en cheque. Nunca pasamos hambre, pero a veces mis papás tenían que servirse una porción más pequeña para que mi hermano y yo pudiéramos comer bien. Yo era una persona tímida, me aplicaba en la escuela y me aficioné a la programación. Al principio, creé plug-ins para un videojuego y después empecé a hacer temas para WordPress. Al venderlos, conseguí ganar muy bien.
    En el último año, ya era un millonario. Tenía un auto increíble, prendas costosas y fue gracioso observar cómo cambió la actitud de las personas hacia mí. Ahora he terminado la escuela y no sé qué voy a hacer con mi vida. Tal vez estudie en la universidad algo relacionado con ciencias computacionales. El dinero me ayudó a comprar mi libertad: mis ingresos por las ventas e inversiones me alcanzarán para toda la vida. © Anonymous / Quora
  • Gané suficiente dinero, vendí mi empresa y me jubilé a los 40 años. Pensé que haría lo que quisiera. Esto fue hace 10 años. Y, siendo sinceros, no me lo imaginaba así. La mayor conmoción fue ver las pocas personas que quedaron a mi lado. Prácticamente, todos mis amigos y conocidos aún trabajan. Al final, comencé a pasar tiempo con otros pensionados, entre 20 y 30 años mayores que yo. Y siento que esta interacción me está cambiando a mí y mi visión de la vida. © Joe McCracken / Quora
  • Antes de volverme rico, me sentía en una infinita carrera a máxima velocidad para alcanzar a hacer lo máximo posible. Mi vida familiar giraba en torno a la palabra “no”. No, no podemos permitirnos hacer eso, comprar esto, ver esto, entre otras cosas. Ahora no necesito andar apresurado. Simplemente, hacemos lo que queremos. Al parecer, mis hijos incluso se están volviendo mimados.
    Pero la riqueza nos trajo nuevos problemas. Sí, mi esposa y yo podemos permitirnos comprar una gran casa, pero no podemos decidir en dónde queremos vivir o qué tipo de casa necesitamos. Parecería que no es un problema serio. Además, mi esposa dejó de cocinar y ahora nuestros hijos no están acostumbrados a la comida casera. Tenemos tantas cosas que ya no tenemos dónde ponerlas. © Scott Thompson / Quora
  • Nací en una pequeña ciudad austríaca. El nivel de ingresos de nuestra familia era inferior a la media. Vivíamos en un departamento diminuto y estábamos rodeados de obreros que laboraban en la fábrica de acero local. Cuando crecí, tenía muchas ganas de empezar mi propio negocio, y lo hice. No fue nada fácil. Ahora no soy tan rico en comparación con los millonarios y multimillonarios, pero me siento rico. Puedo vivir mi vida siendo libre, sin trabajar para sueños ajenos y comprar lo que quiero sin pensar si afectará mi cuenta financiera. No necesito un Ferrari, ya tuve uno. Posiblemente, sea de los autos más incómodos del mundo. Tampoco necesito un reloj de 300 mil dólares porque, en tal caso, no pagaré más por la calidad, sino por la exclusividad. © Werner Hochleitner / Quora
  • Al principio, vivía de cheque en cheque. Después, heredé el negocio de mi padre. Ahora tengo que tomar una gran cantidad de decisiones. No puedo simplemente irme a casa y ocuparme de mis cosas, vivo y respiro el trabajo 24/7. En cuanto me volví rica, de algún lugar apareció un montón de gente que solo necesitaba de mi dinero. Me trataban como si fuera una tonta heredera y, por algún tiempo, en verdad me comporté así. Era realmente insultante. Solo después de unos cuantos años, al caer en un terrible matrimonio infeliz, aprendí a diferenciar a los verdaderos amigos de los falsos. © Haleema Humaid / Quora
  • Sí, la riqueza me cambió. Conseguí hacer una pequeña riqueza y lo primero que hice fue pagar mi hipoteca, llevar a mi familia a esquiar al mejor complejo e invertir en inmuebles. Tengo un amigo que es más rico que yo y tiene una buena vida. Literalmente hace lo que quiere. Yo me pregunté a mí mismo si me gustaría ser igual, pero decidí que no. Actualmente, sigo trabajando como freelancer porque me gusta resolver tareas complejas y conocer nuevas personas.
    Pero lo mejor de la riqueza es la posibilidad de poder dar. Hace poco conocí a una talentosa artista. Ella tenía que ir a una exposición, y yo le dije que era importante vestirse bien y de forma profesional para el evento. Pero ella no tenía dinero para un vestido. Entonces yo le di la suma necesaria (sí, a veces el regalo tiene que esconderse muy bien para que sea aceptado). La expresión en su rostro en ese momento fue invaluable. Ella había tenido una vida difícil y no podía creer que alguien hiciera algo por ella.
    Se dice que no puedes llevar tu riqueza a la tumba. Pero lo que seguramente se quedará conmigo hasta el final de mis días será el recuerdo de sus rostros después de que les ayudo. © Colin Larcombe / Quora

¿Cómo crees que sería tu vida si te volvieses millonario? ¿Consideras que vale sacrificarlo todo para lograr tener mucho dinero?

Imagen de portada Wendi Brown / Quora
Ahora lo vi todo/Historias/17 Ricos que se dedicaron a amasar fortuna confiesan cómo ven la vida ahora que lo lograron
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos