Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

17 Veces en las que la bondad tocó la puerta de quien más lo necesitaba

A veces nos saturamos con malas noticias y nos sentimos abrumados por todo lo que sucede. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la vida está hecha de contrastes, y con la mentalidad correcta, las cosas pueden ser mejores. Por suerte, hay ocasiones en las que alguien nos recuerda en los malos momentos que un detalle de amabilidad puede ser más grande que un día difícil.

En Ahora lo vi todo nos gusta reconocer a aquellos de buen corazón, por lo que hicimos una compilación de historias que inspiran a hacer el bien por los demás.

  • Bombay: acababa de llover a cántaros. Tenía una entrevista, así que iba vestida de blanco. Había un charco tan grande como una carretera y no podía cruzarlo saltando ni bordeándolo. Me quedé mirándolo. Un auto se detuvo y me ayudó a cruzarlo. © tam_arund / Twitter
  • Hace unos 10-12 años, estuve muy enfermo y tenía un recuento de plaquetas muy bajo. El hospital necesitaba donantes de sangre. Un conocido mío llamó a su hermano, quien iba a la universidad. Esta persona, que no me conocía, se presentó en Lilavati con 30 de sus compañeros de clase para donar sangre. © shantanub / Twitter
  • Mi hijo tenía probablemente 2 o 3 años cuando un día fuimos al centro comercial. Le gustaba mirar las exposiciones y ese tipo de cosas. Había una maqueta de tren donde, si ponías un USD, podías ver cómo el tren daba vueltas durante un rato. Yo no tenía mucho dinero en esa época y nunca llevaba efectivo encima. A mi hijo le bastaba con solo mirar el tren.
    Un grupo de adolescentes ruidosos pasaron por delante de nosotros. Uno de ellos nos vio, puso un USD en la máquina y nos dijo: “A mí también me gustaba mirar los trenes”, y se apresuró a volver con sus amigos. Mi hijo se iluminó. Nunca habría esperado ese gesto de un extraño, mucho menos de un adolescente en un centro comercial. © ess0ess / Reddit
  • Había trabajado muchos años en una pequeña empresa familiar. El padre de mi jefe tenía cáncer de pulmón terminal, y me contrataron para ayudar al hijo/jefe a hacerse cargo de la empresa. Unos 10 años después, a mi padre le diagnosticaron un cáncer terminal que se había extendido a los pulmones.
    Desgraciadamente, por su estado todavía no cumplía con los requisitos para que le suministraran oxígeno a domicilio. Mi jefe pidió inmediatamente un concentrador de oxígeno. Recordaba lo que había atravesado su propio padre y sabía que esto le ayudaría. Nunca aceptó que se lo pagara. © Lisa Culbreth Byrns / Quora
  • Sucedió el año pasado, cuando mi embarazo estaba bastante avanzado. Recuerdo que estaba en el centro comercial y tenía que comprar algunas cosas para el bebé. Cuando estaba intentando tomar un taxi, una señora recogió mis cosas del carro y las cargó en el auto. Lloré todo el camino a casa. © khuvethe19/ Twitter
  • Hace unos cuatro años, terminé de escribir y editar un libro, cuyo manuscrito había tenido guardado durante mucho tiempo. Mi novia lo robó e hizo seis copias en tapa dura de muy buena calidad, y me las dio como sorpresa para Navidad. Me quedé mudo durante un minuto y luego lloré como un bebé. © its_a_metaphor_morty / Reddit
  • Me mudé a mitad del séptimo grado. Nueva ciudad, nueva escuela. Llega la hora del almuerzo y me siento en el primer banco que veo. Todos los demás están en una parte distinta del patio. Una persona se acerca y me dice: “Eres nuevo, ¿verdad? Ven a sentarte con nosotros”. Nunca llegamos a ser amigos, pero recuerdo esa invitación aun décadas después. © rejeremiad / Reddit
  • Cuando tenía cinco años, mi madre era soltera y estudiaba enfermería. Tenía muy poco dinero y vivíamos en un pequeño departamento de una habitación. Un anciano que vivía en nuestro complejo de departamentos se disfrazaba de Santa Claus en Nochebuena y me traía regalos. Todavía recuerdo cuando decía: “¡Jo, jo, jo! ¡Feliz Navidad!” con ese maravilloso acento griego. Es uno de los recuerdos que más atesoro de mi infancia. © shadypines33 / Reddit
  • Cuando mi hermana se estaba muriendo y mis padres la estaban pasando muy mal, los padres de mis amigos me acogieron durante un tiempo. Pero lo hicieron de manera tal que pareciera una pijamada (durante unos meses). No me di cuenta sino hasta que me hice adulto del gran esfuerzo que hicieron por mí. © Fat_Bearded_Tax_Man / Reddit
  • Trabajé como cajera de un banco durante varios años. Lamentablemente, un problema recurrente era que muchos venían a cancelar sus tarjetas bancarias y de crédito porque habían perdido sus carteras o se las habían robado. Estas personas no podían conseguir nuevas tarjetas, ya que tampoco tenían un documento de identidad, porque estaba en la cartera que les habían robado.
    La mayoría me explicaba que ni siquiera tenía suficiente efectivo para pagar un pasaje de autobús o un viaje en taxi. Entonces les prestaba unos 20 USD, pero a veces más si tenían que tomar un taxi. Mis compañeros de trabajo pensaban que estaba loca. Sin embargo, a lo largo de los años, todas las personas a quienes he ayudado me han devuelto el favor. © Tindi Crosbie / Quora
  • Hace años, mi esposa y yo solo teníamos 7 USD, para colmo nuestro carro se había quedado parado en la calle porque nos quedamos sin combustible. Faltaban unos días para cobrar nuestro sueldo y no sabíamos si comer o comprar gasolina. Empujé el coche a la orilla de la calle, y de pronto, una pareja se acercó para ayudar. El hombre me llevó por un tanque de gasolina y pagó por él. La mujer se quedó hablando con mi esposa y demás le dio 20 USD. No los he vuelto a ver, pero me gustaría algún día devolverles el favor. ©CountDown60 / Reddit

¿Qué es lo más bondadoso que alguien ha hecho por ti?

Imagen de portada CountDown60 / Reddit
Ahora lo vi todo/Historias/17 Veces en las que la bondad tocó la puerta de quien más lo necesitaba
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos