Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

18 Ejemplos de que “el cliente siempre tiene la razón” no es tan cierto

Si alguna vez has tenido que estar en un trabajo donde el trato al cliente es inevitable, damos casi por hecho que te has topado con personas cuyo objetivo en la vida es ser insoportable, intolerante y poco empático. En casos así, no existe poder terrenal que te convenza de que “el cliente siempre tiene la razón”.

En Ahora lo vi todo nos encontramos con 18 casos así, y en este momento, lo único que queremos es abrazar a quien haya estado en situaciones así y decirles que tienen toda nuestra admiración y respeto por su paciencia de acero, de ese inoxidable.

  • Soy filipino y se me nota el acento cada vez que me siento cansado de hablar en inglés, especialmente porque no es mi primer idioma. Tengo un cliente que me preguntó de dónde soy, y fui honesto con él. Entonces dijo: “No es de extrañar por qué el servicio al cliente es tan malo. Por qué contratarían a alguien que no es estadounidense y nos hacen hablar con ustedes, filipinos ignorantes”, no dijo eso exactamente, palabra por palabra, pero básicamente sí.
    Es doloroso escucharlo, porque tal vez no soy ignorante. Terminé la escuela secundaria y fui a la universidad. Trabajé duro para obtener la mejor educación, pero alguien que no conoce tu vida tiene las agallas de juzgarte por tu origen étnico. © possumblossom / Reddit
  • Trabajo en una tienda de electrodomésticos en línea. Hace poco, una mujer llamó a la línea de atención telefónica para quejarse: “¡En realidad no puedo hablar en este momento!”. Y colgó. © Oídoporahí / VK
  • Trabajo en una tienda de cosméticos. Desde hace dos semanas, una chica viene cada mañana. Se maquilla, finge probar los productos y se va. Usa maquillaje, sombra de ojos, rímel, colorete. Intenté hablar con ella y decirle que eso no era correcto. Y me dijo: “¡El cliente siempre tiene la razón! ¿Para qué tienen probadores en la tienda? Para que los clientes puedan probar los productos. Entonces, ¿por qué me limitan?”. © Oídoporahí / Ideer
  • Un hombre le compró un pollo ahumado a una vendedora que conozco. Tres días después le llevó los huesos y pidió que le devolvieran el dinero por peso, ya que no come huesos. © Ludmila Tsurkova / Facebook
  • Como parte de mi trabajo, tenía que informar a la gente acerca de dónde estaban las salidas y los baños, las normas sobre la fotografía y las normas generales antes de entrar a una exposición. Entonces una señora, en medio de mi discurso, me dijo que me callara. Porque no quería esperar ni 2 minutos más y quería entrar ya. Todo el grupo se calló y me miró asustado. Así que tomé aire y dije: “Espero que lo pase bien”. © NemesisTheQueen / Reddit
  • Hace unos 10 años, mi esposa trabajaba en un centro de llamadas para una compañía de telefonía móvil. Llamó un hombre:
    —¿Cuál es mi saldo?
    —Dígame su nombre y apellido, por favor.
    —¿No lo puedes saber por el número de teléfono?
    —Lo siento, no. Dígame su nombre, por favor.
    —Fulano de Tal.
    —Fulano de Tal, no está en nuestra base de datos.
    —¿Cómo que no, están todos locos allí? —empezó a gritar.
    —Fulano de Tal, por favor dígame, ¿qué compañía telefónica usa?
    —Es tal, ¿cuál más podría ser?
    —Fulano de Tal, ha llamado a otra compañía de telefonía móvil.
    —¿Y qué? ¿Cuál es la diferencia? ¿No puedes mirar ahí? —cada vez más enfadado.
    —Por desgracia, no, cada compañía tiene su propia base de clientes.
    —Llevo 20 minutos en la línea esperando mi turno, ¡y no me ayudas! ¡Voy a quejarme! Y colgó. © unknown author / Pikabu
  • Había una señora que venía todos los días a desayunar a nuestro café, y cada vez armaba un escándalo diciendo que pidió una cosa y le trajeron otra. En algún momento no pude aguantar más. Le di mi anotador, un bolígrafo y le dije que escribiera lo que quería pedir. Y que pusiera sus iniciales. En fin, ese día por primera vez no se quejó de nada. Solo que después exigió que a partir de ahora yo fuera el único que la atendiera. © Throwaway583thisdumb / Reddit
  • Tenía una clienta que quería encargar muebles. Le dije: “Venga cualquier día menos el martes, es mi día libre”. Y ella dijo: “Oh, pero solo puedo venir el martes”. La verdad es que no quería ir a trabajar en mi día libre, sobre todo porque vivo lejos. Pero accedí, le dije que viniera. Y especifiqué: “¿A qué hora estaría llegando? Vendré solo por usted”. Me contestó que estaría a las 10 de la mañana. Muy bien, yo fui. La esperé durante 1 o 2 horas. No vino. La llamé y no me contestó. Esperé hasta la una de la tarde y nunca apareció. Nunca más acepté ir al trabajo en mi día libre por alguien que no podía venir otro día. No vale la pena. © Nadia Koroleva / Facebook
  • Sonó el teléfono:
    —Hay un mensaje en mi computadora. ¿Qué debo hacer?
    —¿Qué dice?
    —Dice: “Para continuar, haga clic en Aceptar”.
    —¿Qué botones hay?
    —Solo hay uno, “Aceptar”.
    ¿Alguien me puede explicar cómo la gente puede hacer esto? © gitkv / Pikabu
  • Tuve un cliente. Me pagó con 10 USD y yo le di el cambio. ¡Y empezó a gritar que en realidad me había dado un billete de 20 USD y que faltaba el cambio! Pero era mi primer cliente de ese día, y le pude demostrar que no tenía billetes de 20 USD. Pero aun así no me creyó. © kvmcc / Reddit
  • Trabajo en un estudio fotográfico. Tenemos muchos servicios diferentes, incluyendo la restauración de fotos. Recientemente, una chica trajo unas fotos antiguas y me pidió que las restaurara si era posible. Acepté el trabajo, le dije el precio y el plazo. ¡Y aquí empezó! “¡¿Una semana?! He visto un video en Internet sobre cómo lo hacen. Duró 5 minutos. Así que mientras lo haces, yo me quedaré aquí sentada en la silla”. Me negué a hacer el trabajo. Espero que haya encontrado a un profesional que haga el trabajo a la misma velocidad que en el video comprimido. © Oídoporahí / VK
  • Soy médica. A menudo me encuentro con el hecho de que cuando llamas a un paciente de la sala de espera por su apellido, por ejemplo “¡López!”, se oye un “¡Aquí!” de la multitud, y luego no se produce ningún movimiento. ¿De verdad la gente cree que periódicamente hacemos un repaso de la lista de pacientes? © Ellen Munck / Facebook
  • A veces me sorprende la paciencia del personal que trabaja con la gente. Yo fui testigo de una situación en la oficina de una compañía de telefonía móvil. Una anciana de edad muy respetable se quejaba de que le habían desconectado algo.
    Empleada: “Se acabó su paquete de Internet”.
    Anciana: “¿Qué es Internet? Solo uso el teléfono para hacer llamadas. ¿Para qué sirve ese Internet?”.
    La empleada tomó el teléfono y lo miró detenidamente: “Mire, aquí tiene muchas aplicaciones. Todas estas aplicaciones utilizan Internet”.
    Anciana: “¡No uso ninguna! Me envían unos videos, los veo y los borro inmediatamente. ¿Por qué no se agotó Internet el mes pasado y este mes sí?”.
    Y así sucesivamente en un tono de voz elevado. Me dio pena la chica. Por supuesto, ella trató de explicarle todo con calma. © Miralok / Pikabu
  • Tuve una clienta con una pila de cupones de descuento. Ella eligió el descuento del 10 % en lugar del de 20 %. Intenté explicarle que era menos beneficioso, pero fue inútil, no me creyó. © Peanut2ur_Tostito / Reddit
  • Mi marido envió un presupuesto de reparaciones a un cliente. Él dijo que era caro, así que contrató a otra gente para que le hiciera el trabajo. Estas personas recibieron un anticipo y huyeron del lugar. Así que el cliente volvió a llamar a mi marido para ponerse de acuerdo con el trabajo. Mi marido le pidió un anticipo. El cliente dijo que ya había pagado por los materiales: “¿También tengo que pagarte a ti?”. Pero los materiales no estaban en el lugar de trabajo. Así que no llegaron a un acuerdo. El hombre estaba realmente indignado y no entendía por qué tenía que volver a pagar. © Olga Sulavko / Facebook
  • Una vez le preparamos una hamburguesa a una señora y ella volvió diciendo que había encontrado un cabello rubio adentro. Pero todos nuestros empleados eran morenos y la única rubia era la clienta. © whatlife-is / Reddit
  • Trabajé en una tienda de donas. Teníamos una política de que no podíamos regalar donas a las personas sin hogar, y había muchas en mi área. Era común que tomaran las donas de la basura, así que (en secreto) ponía todas las donas que sobraban en una bolsa de basura separada para que las personas sin hogar no terminaran comiendo donas contaminadas de basura. Un anciano solía venir todo el tiempo a quejarse de cómo las personas sin hogar tenían “donas gratis” y lo ofensivo que eso le parecía. Un día, el anciano llegó un par de minutos antes de cerrar y compró todas las donas que no se vendieron. Más tarde lo vi pisotearlas en el suelo justo en frente de un grupo de personas sin hogar, con una gran sonrisa en su rostro. © Snail_Queen_Forever / Reddit

Cuéntanos tu historia de cuando te topaste con la persona que te hizo contar, no hasta 10, sino a 500 para mantener la calma.

Ahora lo vi todo/Historias/18 Ejemplos de que “el cliente siempre tiene la razón” no es tan cierto
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos