Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

18 Invitados que estuvieron a punto de tirar la cortesía por la ventana

Cada hogar tiene sus secretos o costumbres a la hora de comer, eso a nadie le sorprende y por eso cuando nos invitan a acompañarlos, estamos preparados para toparnos con sabores nuevos y escenarios poco familiares. Pero, están también esos casos donde la comida, el ambiente o los anfitriones mismos se encargan de que algunos hayan deseado haber sido el amigo detestable y haber dicho “no” para ahorrarse el dolor de cabeza (y de estómago).

  • Una colega invitó a las chicas del trabajo a cenar en su casa porque pronto iba a renunciar. Al día siguiente me contaron qué les sirvió. Dijeron “adivina”. Dije que tal vez fue un poco de ensalada o té con un pastel. ¡No! Pasta. Pasta sola, sin nada. Ni siquiera les ofreció kétchup. ¡Vaya fiesta de despedida! © Sadqueen / Pikabu
  • Unos familiares nos invitaron (a mis padres y a mí, una niña de 10 años) a cenar. Bueno, no podíamos ir con las manos vacías: mamá hizo un pastel, llevamos fruta, todo según las reglas. Tocamos el timbre. Abrieron con las palabras: “Ah, son ustedes”. Fue dicho en mal tono, pero, como se descubrió más tarde, era una broma. Ya entonces nos dieron ganas de irnos a casa. Nos sentamos a la mesa y allí había puré de papas en un bol pequeño y 5 albóndigas para 6 personas. Los anfitriones tomaron rápidamente una albóndiga cada uno y se sirvieron la mitad del puré. Luego el anfitrión tomó otra albóndiga... En pocas palabras, gracias, mamá, por el pastel. © Prohorlinna / Pikabu
  • Mi novia, cuando estábamos en la universidad, quiso hacer una cena para mi compañero de cuarto, ya que a menudo venía de visita y comía mucho de lo que encontraba en nuestro refrigerador compartido. Así que un día decidió preparar la cena para todos. Filete en salsa teriyaki. En algún momento, se confundió con la receta y en lugar de una cucharada agregó casi una taza entera de sal. Estoy seguro de que la dosis de sal se acercaba a un umbral peligroso para un ser humano, pero comí tanto como pude y luego bebí grandes cantidades de agua durante varios días seguidos. © ElmerTheAmish / Reddit
  • Una vez, mi esposo y yo fuimos invitados a almorzar a las 15:00 en punto. Somos personas bastante puntuales, pero en ese momento tuvimos un inconveniente. Entramos a la casa donde fuimos invitados a las 15:03. Y el dueño dijo: “Los esperaba para las 15:00. Llegaron tarde. Ya me comí el almuerzo. Solo puedo ofrecerles té”. Esa fue la única vez que después de ir de visita nos fuimos a comer a casa. Aunque la culpa fue nuestra, claro, porque llegamos tarde. © elektri4e4ka / Pikabu
  • La abuela de mi esposo una vez nos preparó una sopa de miso. Estaba casi negra por el teriyaki y la salsa de soja. Todas las verduras estaban viscosas y demasiado cocidas. El plato apenas se parecía al miso, así que al día siguiente me preparé una sopa de miso normal y ella se ofendió porque no me había terminado las “buenas” sobras de su platillo. Yo estaba confundida y mi esposo me susurró que aquel malentendido que nos había servido su abuela, en su opinión, era la verdadera sopa de miso© erinshut / Reddit
  • Recuerdo un incidente. Mi esposa, nuestra hija recién nacida y yo vivimos durante algún tiempo en otro país. Fuimos invitados de visita durante el fin de semana a la casa de una pareja con la que entonces éramos amigos. Vivían muy lejos, había que hacer 4 trasbordos, así que al principio nos negamos, pero al final sucumbimos a su persuasión persistente. Llegamos. Nos recibieron con bastante educación, pero algo fríamente. Nada parecía presagiar problemas. Durante aproximadamente una hora hablamos de temas insignificantes y ni siquiera nos ofrecieron un vaso de agua después del viaje. Ya empezábamos a sentir que no éramos particularmente bienvenidos. De repente, sonó el timbre. Resulta que habían invitado a otra pareja. Los anfitriones los sentaron a nuestro lado y luego se pusieron a conversar con ellos solo en su idioma local (que entendíamos muy mal). Nadie parecía notarnos. Al final, los anfitriones nos trajeron 6 papas pequeñas guisadas, una para cada persona presente. Pensamos que era solo un aperitivo y rápidamente comimos una cada uno, ya que teníamos mucha hambre. Después de la conversación de los anfitriones con los otros invitados, supimos que esa era la cena y que se suponía que los invitados vendrían llenos. Durante toda la noche los anfitriones conversaron con los invitados en su propio idioma, se rieron y bromearon, mientras nosotros solo podíamos adivinar lo que estaba pasando. Por la mañana, después de desayunar un trozo de lasaña calentada en el microondas, los dueños anunciaron que nos invitaban a todos a un restaurante. Bueno, ¡por fin comeríamos! Fuimos hasta ese pequeño establecimiento de cocina local barata, cuyo nivel, hay que decirlo, estaba bastante bien. Trajeron la cuenta y la cantidad era muy pequeña. Nuestros amigos dijeron: “Muy bien, muchachos, vamos a juntar el dinero. Cada uno pague por sí mismo”. Puse el dinero por mi esposa y por mí y dije: “Listo. Esto es por nosotros, quédate con el cambio. Tenemos que irnos”. Tomamos un taxi hasta la estación y nos fuimos con sentimientos encontrados, digiriendo la experiencia. Aparentemente, luego se dieron cuenta de que habían hecho algo mal, y varias veces volvieron a invitarnos a su casa, incluso ofreciéndose a recogernos y luego llevarnos de regreso. © Ankur Gupta / Quora
  • Recuerdo la sopa de chile de mi abuela. Ella cocinaba terriblemente mal. Comía la comida que ella preparaba y a veces era puro veneno, pero su sopa de chile era algo que iba más allá. La había preparado en una olla multifunción. En ese momento yo vivía con mis abuelos, mi madre y mi hermana menor. Esa noche, mi madre se fue a otra ciudad por negocios. Nuestra cena de sopa de chile fue lo suficientemente buena la primera noche, todo en general estuvo bien. Hizo una olla grande, por lo que debía ser suficiente para unos días. La sopa del día siguiente no estuvo mal, aunque no fue buena... No era lo peor que yo había probado. Sin embargo, más tarde esa noche sentí un poco de náuseas. Al tercer día, el olor de la sopa se volvió horrible. Cuando se calentaba, hacía ruido y burbujeaba. Yo tenía 9 años y hacía poco había estudiado en la escuela algo sobre bacterias. Me negué a comer la sopa. En ella flotaban trozos de verduras y carne de colores extraños. Le pregunté a mi abuela dónde había guardado esa sopa. Ella respondió en un tono ofendido que en la olla: “No pasa nada si dejo comida preparada en ella. ¡La desconecté del tomacorriente!”. Era un verano caluroso. Parece que fue parte de unos experimentos científicos de mi abuela. © Ninevehwow / Reddit
  • Una vez, fui a la casa de un amigo. Era la segunda vez que lo visitaba. Mis padres me enseñaron que incluso si no te gusta la comida que te sirven, debes comerla por cortesía. La mamá de mi amigo en realidad cocinaba bien, pero esa vez horneó una especie de pastel o pudín de chocolate extraño que sabía repugnante. Sin embargo, tuve que obligarme a comer un trozo. Y luego, de repente, mi amigo dijo que el pastel sabía horrible. Su padre lo apoyó y dijo que si no me gustaba, no tenía que comerlo. Pero yo sostuve firmemente en mi cabeza la orden que me dieron mis padres, así que comí 3 rebanadas enteras con una sonrisa en mi rostro e incluso me llevé una parte del pastel a casa. © zebett / Reddit
  • Recuerdo un caso en el que mi abuela nos hizo una pizza. Una vez, todos sus nietos fuimos a visitarla. Ella había oído que a los niños les encantaba la pizza, pero lo único que sabía sobre ese plato era que se podía “poner lo que quisieras” encima de la masa. La abuela nos hizo una pizza con papas hervidas. Por cierto, aunque se veía muy extraña, resultó bastante sabrosa. © Jimenyboo / Reddit
  • Cuando tenía 10 u 11 años, un amigo me invitó a cenar a su casa. En general, mi familia no era pobre, pero la de mi amigo definitivamente era muy rica. Les pedí permiso a mis padres para ir. Papá me dejó, diciendo que iba a asar filetes para la cena y lamentaba que me los perdiera. Papá era muy buen cocinero. En la casa de mi amigo, vi que su mamá estaba asando filetes y le dije que mi papá también haría ese platillo ese día. Y ella me dijo que estaba mintiendo, ya que los hombres no cocinaban. Decidí no discutir con una señora adulta y seguí jugando con su perro. Cuando regresé, después de lavarme las manos, vi que todos tenían vajilla de porcelana china y cubiertos de plata en la mesa. A mí me sentaron en un taburete en la esquina y me dieron objetos desechables: un plato de papel y un cuchillo y tenedor de plástico. Cuando terminó la cena, supe que, según la tradición familiar, todos iban y ponían sus platos en el lavavajillas. Como yo no tenía nada que poner allí, tiré los platos usados ​​a la basura. Luego se sirvió el postre, a todos menos a mí. Dado que la segunda regla de la tradición familiar era la siguiente: quien no ponía los platos en el lavavajillas después de la cena, se quedaba sin postre. Estaba a punto de romper a llorar, pero entonces, afortunadamente, mis padres fueron a buscarme. Más tarde supe que todos los demás conocidos que habían visitado esa casa eran tratados de la misma manera. © Howard Jabroni / Quora
  • Mi exnovia era vegetariana. Un día decidió asarnos salchichas a la parrilla para el almuerzo. No cocinaba muy bien, especialmente cuando se trataba de platos de carne. Pero las salchichas para perritos calientes eran de una buena marca, así que lo peor que podía hacer con ellas era cocinarlas demasiado. ¡Pero qué equivocado estaba! Sin que yo lo supiera, para encender el fuego tomó un montón de tablas que estaban al lado del porche. Había 7 u 8 capas de pintura en ellas. No hace falta decir que no pude terminar mi hot dog con un pronunciado sabor a pintura. Fue uno de los peores venenos que he comido. © vermin1000 / Reddit
  • Hace mucho tiempo tuve un amigo. Un día, me invitó a comer unos filetes. Por supuesto que acepté con mucho gusto. Fui y me dijeron: “Hacemos la carne según nuestra receta especial. La marinamos en refresco y los filetes tienen un sabor increíble”. Decidí arriesgarme y probarlo. Lo que se sirvió en la mesa parecían discos de hockey sin sal con un tinte lila. Realmente habían marinado la carne en refresco y luego la cocinaron en una sartén. Resultó ser carne seca con sabor a cereza. Simplemente repugnante. Comí lo que me sirvieron, agradecí y me fui. Nunca más comí nada en la casa de estas personas. © I_AM_PLUNGER / Reddit
  • Hace mucho tiempo se organizó una fiesta corporativa de Año Nuevo en la empresa donde trabajaba, y hubo un concurso de postres entre los empleados. Una colega que estaba segura de sí misma y orgullosa de su pastel insistió en que lo probara. Me miraba, anticipando el triunfo. Tomé un pedazo grande con un tenedor y de repente vi que la masa estaba llena de pelo de gato. En serio, estaba llena de pelo que entró allí durante el proceso de cocción y se horneó. No quería disgustarla. Mastiqué y dije algo como: “Oh, genial...”, imaginando cómo sus gatos se revolcaban sobre el pastel. Luego me picaba la garganta por el pelo. © Pesses81 / Reddit
  • Una vez me invitaron de visita. Estaba embarazada, los anfitriones lo sabían. Compramos todo tipo de dulces (no podíamos ir con las manos vacías). Llegamos y sobre la mesa había un cuenco de papitas y un platillo de queso. Como resultado, todo lo que había de comida en la mesa era aquello que habíamos llevado nosotros. Salimos de allí una hora y media después. Y luego, cuando invitamos gente a casa y no llamamos a estos conocidos, se ofendieron. © Kukusik Kukusichkin / Genial.guru
  • Nuestros amigos se mudaron de la capital a una región provincial. Nos llamaron a nosotros y a algunos otros amigos en común para el cumpleaños de su hija. Nuestros hijos eran amigos, todos jugaban en el mismo patio de juegos. En resumen, llegamos 3 madres y 4 niños de entre 8 y 10 años. Fuimos invitados a las 11 a. m. Los niños fueron alimentados con pizza y pastelitos. Todo estaría bien, pero había un hermoso pastel enorme al lado, y la hija mayor de la anfitriona estaba preparando ensaladas y poniendo comida a hornear. Pero nos explicaron que sus familiares vendrían a las 17:00 y todo eso era para ellos. A las 15:00 nos dijeron que era hora de irnos, porque en 2 horas vendrían los familiares, la cumpleañera tenía que vestirse y había que limpiar el departamento para la llegada de los invitados “normales”. De acuerdo, somos señoras adultas, pero fue difícil explicarles a los niños por qué nunca fueron invitados a probar ese hermoso pastel.
    Desde entonces, nuestra comunicación con estas personas terminó. © Masha Kulebyakina / Genial.guru
  • Una vez, una amiga me invitó a celebrar su cumpleaños, que ya había pasado. Ya había festejado con los demás en un café, pero yo no pude ir: estaba internada en el hospital. En la mesa me estaba esperando una pizza minúscula, fría y comprada, un platillo de zanahorias y repollo, todo eso para tres personas (también estaba su marido). Bueno, está bien, no fui a comer. Pero sentados a esa mesa tan ricamente puesta, mi amiga comenzó a quejarse de que los otros invitados le habían regalado “solo 15 USD cada uno, cuando se suponía que debías dar 15 USD por los gastos en el café y un poco más como regalo”. Bueno, no sé qué clase de mesa había en el café, pero en la que puso para mí no había gastado 15 USD. © Irina / Genial.guru
  • Mi hermana intentaba ser amable después de que yo me ocupara de ella durante 3 años mientras lidiaba con su salud mental. Intentó hacerme una pizza. Salió más bien como carbón. Como totalmente negra. Se esforzó tanto en hacerme feliz por una vez que al menos tuve que bajar algo; “¡No está tan quemada como parece! Está muy rico”. Estaba muy contenta consigo misma después de eso. © Eccedentesiastically / Reddit
  • En cuarto curso, me quedé a dormir en casa de mi mejor amiga. Estaba emocionada porque su madre era una abogada con mucho poder e iba a preparar una cena elegante para nosotras. Su madre era tan glamurosa. Pues bien, llegó el momento de hincarle el diente a la pasta con salsa de tomate y bueno, no me entraba por la garganta. Estoy bastante segura de que mezcló la sal con el azúcar y mi cuerpo de 10 años no iba a dejar que bajara. Estoy bastante seguro de que herí sus sentimientos pero le dije que había comido justo antes de que me dejaran en su casa. Tengo 32 años y todavía recuerdo ese sabor. © Unknown user / Reddit

Y por tu parte, ¿cuál ha sido ese platillo que casi te hace dejar de lado todo rastro de cortesía?

Imagen de portada I_AM_PLUNGER / Reddit
Ahora lo vi todo/Historias/18 Invitados que estuvieron a punto de tirar la cortesía por la ventana
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos