Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

18 Padres ingeniosos que solucionaron los berrinches de sus hijos de la mejor manera

Criar hijos no es una tarea fácil. Después de todo, a veces es complicado mantener la compostura cuando un niño se niega a hacer algo o, peor aún, cuando hace un berrinche en público. Sin embargo, algunos padres todavía encuentran la fuerza para no reaccionar emocionalmente y aprenden a involucrar a los niños en un juego.

  • Cuando escucho historias sobre cómo castigan a los niños por un plato sucio, recuerdo a mi papá. Una vez, de niña, no quería comer fideos en forma de caracoles, y me dijo: “Ahora eres una bandida de mar”, me puso un paño, tomó mis juguetes como prisioneros y agregó que las bandidas comen caracoles para ser fuertes y continuar sus aventuras marinas. La porción fue comida en un minuto. © hellcat_stories / Twitter
  • Los niños a menudo no pueden dormir debido a que dan vueltas en la cama bajo la manta. Mi papá, cuando era pequeño, me metía en la cama, levantaba la manta sobre la cama y decía: “¡Bueno, ahora a dar vueltas!”. Después de esa frase me ponía a revolcarme, a jugar, y luego, exhausto, me quedaba paralizado y él me cubría. Me daba una sensación cálida y acogedora, y no quería dar más vueltas. Me quedaba dormido instantáneamente. © manlogin / Pikabu
  • Cuando era niña, a mi amiga la castigaban por su mal comportamiento dejándola sin ensalada. Como resultado, ahora le encanta la ensalada y siempre trata de comer la mayor cantidad posible. Casualmente, su actual marido fue castigado con la privación de libros. Y tuvo el mismo efecto. © cookiearthquake / Reddit
  • Mi papá tenía un gran truco en su arsenal. Cuando uno de los niños (y éramos cinco) se caía y empezaba a llorar, inmediatamente decía: “Ven a mí rápido, yo te levanto”. Por alguna razón, siempre funcionaba: el niño se levantaba por sí solo y caminaba hacia él, olvidándose en el camino de por qué lloraba. © ksavyena / Pikabu
  • Mi esposa solía decirles a los niños que yo no quería que probaran cosas nuevas porque no quería compartirlas con ellos. A veces les gustaba y yo hacía un gran escándalo por tener que compartir con ellos. A veces decían, “este es todo tuyo papá”. Ganas algo, pierdes algo, pero al menos normalmente intentarían las cosas de esta manera. © D_Man_GR / Reddit
  • Cuando era niño me negaba a levantarme por la mañana. Mi mamá me decía que íbamos a engañar a mi papá para que pensara que todavía estaba dormido. Así que me hacía ponerme ropa y luego esconderme debajo de las sábanas y fingir estar dormido. Entonces entraba mi papá a despertarme y yo lo “engañaba” porque ya estaba vestido y listo. Esto funcionó conmigo durante años y nunca lo cuestioné. En retrospectiva, es bastante obvio que mis padres solo querían que me vistiera sin problemas. © mfiggfi / Reddit
  • Mi madre tenía una amiga que se servía verduras en el plato, pero no se las daba a los niños. Y cuando los niños le pedían probar, ella respondía de mala gana: “Esto es comida para adultos. Pero les puedo dar un poco”. Como resultado, a sus hijos les encantan las verduras. Y yo tenía que sentarme a la mesa durante 3 horas y mirar fijamente la repugnante coliflor, que me negaba a comer. © laik72 / Reddit
  • Mi hija mayor tiene 4 años y medio. Le empezaron a gustar las historias de terror. Se las contamos durante los paseos con mi esposa. Mi hija no se detiene con una historia de terror, pide más. Aunque tengo buena imaginación, no podía inventar historias de terror válidas: a la “clienta” no le gustaban. Hasta que se me ocurrió citarle las letras de las canciones de bandas de rock. ¡Y eso sí le encantó! © kartaev / Pikabu
  • Papá notó una vez que cuando me pedía que hiciera algo, por ejemplo, cortar el césped, siempre me quejaba y retrasaba el momento. Pero si me preguntaba qué haría yo: cortar el césped o lavar las ventanas, elegía una de las opciones y lo hacía con tranquilidad. Me rompió el cerebro a los 20 cuando finalmente me lo confesó. Ahora siempre uso este truco cuando entreno a alguien o cuido niños, y casi nunca falla. © AppealToReason16 / Reddit
  • Cuando tenía unos 10 años, mis padres compraron una casa de campo. Y comenzaron los eternos intentos de hacerme trabajar en el huerto. Regar, desyerbar, plantar... Me negaba a hacerlo como podía. Mis padres abordaron este tema de manera creativa. Imprimieron una hoja de papel donde me declaraban oficialmente la nueva propietaria de la zona suburbana. Y luego, por supuesto, sentí toda la responsabilidad y el orgullo. Todas las plantaciones estaban a mi cargo, solo lograban sacarme del huerto entre cinco, trabajaba duro, supervisaba y estaba muy orgullosa de mí misma. © rekunamatata / Pikabu
  • Hace mucho tiempo, cuando tenía unos cuatro años, unos chicos de 10 años me rociaron con pistolas de agua y se escaparon. Se lo conté a mi madre y ella me dio una manguera, encendió el modo de alta presión y me aconsejó que terminara lo que ellos habían empezado. © egobus / Tumblr
  • Mis hijos tienen 4 y 7 años y sé que cuando les pregunto “¿Pueden guardar sus juguetes?”, definitivamente responderán con firmeza: “No”. Sin embargo, odian cuando se les dice que no pueden hacer algo. Así que tan pronto como digo: “Apuesto a que no pueden volver a poner todos estos juguetes en la caja”, se apresuran a poner las cosas en orden y luego me miran indignados: “¡Te lo dijimos!”. © bibbobbins / Reddit
  • Una vez en un cafetería, en la mesa de al lado, un niño de 3 años comenzó a llorar fuerte. Su mamá trató de calmarlo, pero ya estaba histérico. Entonces lo tomó en sus brazos, salió del local y se sentó junto a la entrada. La oímos decir: “Mírame a los ojos, ¿qué fue lo que te puso así?”. Él continuó llorando. Luego agregó: “Bueno, claramente estás cansado, sentémonos aquí hasta que te calmes y digas lo que está mal”. Después de un par de minutos, sucedió tal como dijo. La moraleja es simple: debes hablar con tus hijos de una manera lógica y respetuosa, en lugar de silenciarlos y obligarlos a lidiar con el estrés por sí mismos. © heavens-to-murgatroid / Tumblr
  • Cuando era pequeña, mi madre enterraba monedas en el cajón de arena, dejaba grandes huellas de botas y luego me decía que los piratas habían pasado a la noche y habían enterrado tesoros. Podía pasar horas jugando felizmente con mi pequeño colador, y mi madre obtenía una mañana tranquila y silenciosa a cambio. Por cierto, terminé convirtiéndome en arqueóloga. © archaeology****s / Tumblr
  • Me sorprende que muchas personas se sientan incómodas cuando le permito a mi hija mantener su espacio personal. A veces, cuando intentan abrazarla, es posible que ella diga: “No, gracias”. Por lo general, en este momento, los adultos me miran en busca de apoyo. Pero yo solo digo: “Está bien, cariño, no necesitas abrazar a alguien si no quieres”. Es extraño que esto siempre cause una irritación irracional en las personas. Pero yo estoy segura de que estoy haciendo lo correcto. © swedepea / Tumblr
  • Llevé a mi hijo de 3 años a una de esas visitas al médico donde le iban a poner una inyección. Estuvo preocupado durante todo el viaje, casi hasta el punto de las lágrimas. Llegamos al consultorio del médico y una enfermera sutilmente me informa que mi hijo no solo tiene programada una inyección, sino 5 de ellas en la misma visita. Me dirijo a mi hijo con una sonrisa exagerada y le digo: “¡Buenas noticias! Descubrieron cómo tomar esa gran inyección que ibas a recibir y, en su lugar, dividirlo en 5 pequeñas para que no te duela.” Podías ver el alivio bañar su rostro. Dejó de retorcerse y se relajó por completo. Se dio la primera y hasta sonrió y dijo “¡Es cierto! ¡Las pequeñas no duelen!” © blackbird77 / Reddit
  • No sé si fue realmente psicología inversa, o una respuesta exhausta por desesperación... Estábamos en fila en la salida del supermercado. Mi hija tenía tres años, y comenzó el colapso, y rápidamente se convirtió en una rabieta en el piso. Miré hacia abajo y dije, más fuerte de lo normal, pero sin gritar: “¿Dónde está tu madre? ¡Tenemos que encontrar a tu madre!” Ella se sobresaltó, porque yo soy su mamá, y estaba confundida. Pero la rabieta terminó rápido y con abrazos. © stephlj / Reddit
  • A mi hijo no le gusta guardar los juguetes. Pero le encantan las misiones cronometradas. Por lo tanto, suelo convertirlo en un juego: le propongo guardar todos los juguetes rojos lo más rápido posible, luego los azules, los verdes, etc. Y ya está, todo queda en orden. © divorced_dad_670 / Reddit

¿Cuál es tu as bajo la manga para hacer que tus hijos te obedezcan?

Imagen de portada stephlj / Reddit
Ahora lo vi todo/Historias/18 Padres ingeniosos que solucionaron los berrinches de sus hijos de la mejor manera
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos