Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

18 Personas que con su buen corazón podrían inspirarnos a poner nuestro granito de arena

Probablemente todos en algún momento hemos necesitado ayuda, alguien que nos eche la mano para salir de algún problema o que ilumine un poco nuestro camino. Hay muchas personas que no dudarían ni un segundo en ayudar a alguien que lo necesita. Y en ocasiones, sin que ellos lo hagan con intención de recibir algo a cambio, el universo se encarga de recompensarlos por su gran corazón.

En Ahora lo vi todo creemos que las buenas acciones pueden cambiar de a poco el mundo, y por eso queremos compartir estas historias contigo.

  • Donde vivo, los estudiantes tienen una tarjeta que les permite pagar la mitad del precio del viaje en autobús. Regresaba de la escuela y la máquina que se encarga de reconocer la foto en la tarjeta y la persona en el autobús dijo que no me podía reconocer en la foto de la tarjeta, alegando que estaba usando la tarjeta de otra persona.
    Esto pasó porque la foto de la tarjeta era demasiado antigua, por lo que la máquina no pudo identificarme. No tenía dinero conmigo, así que estaba preparado para salir del autobús y caminar 2 horas hasta casa, cuando de repente apareció un extraño y me pagó el viaje al precio completo. Le agradecí mucho, pero nunca lo volví a ver. © Ornitorrincosraposas / Reddit
  • En junio vi un anuncio en una pared del edificio, escrito con una letra hermosa y uniforme. Decía: “Queridos vecinos, si tienen frascos que no necesitan, déjenlos en el alféizar de la ventana del descanso de la escalera”. Y la firma: “Abuela Zoya”. Durante los próximos días constantemente aparecían más y más frascos en el lugar indicado. El desenlace se produjo a principios de septiembre. El alféizar de la ventana estaba lleno de frascos de encurtidos, compotas y otras conservas. Y encima de ellos había un nuevo anuncio: “Queridos vecinos, por favor, tomen sus frascos”. © Slepoyastronaft / Pikabu
  • Hace mucho tiempo encontré un teléfono, llamé al número agendado como “mamá” y se lo devolví a los dueños. Me negué a aceptar dinero. En ese momento mi esposo dijo que yo era la única que hacía eso, y le respondí que las buenas acciones siempre regresan. Unos años más tarde, mi esposo olvidó su teléfono en el banco de un parque, pero una persona amable se lo devolvió y se negó a aceptar dinero. Entonces mi esposo admitió que estaba equivocado. © Katya / Genial.guru
  • El invierno pasado encontré un lindo guante abrigado y lo colgué en un árbol para que no lo pisotearan. Antier estaba corriendo con un cochecito a la clínica y se me cayó del bolsillo un guante. En el camino de regreso, lo vi en el mismo árbol. ¡El búmeran funciona! © Olashka / Pikabu
  • Una vez ayudé a un extraño en silla de ruedas a bajar las escaleras donde no había rampa, por lo que tenían que levantarlo junto con la silla de ruedas y solo lo ayudaba una persona, así que lo ayudé a bajar. Cuando me iba, el chico de la silla de ruedas me preguntó mi nombre y de dónde era (estaba en un país extranjero). Le dije quién era y que venía de Pakistán. Me pidió que fuera con él a un restaurante al otro lado de la calle para almorzar. Al principio estaba renuente, pero estuve de acuerdo. Una vez que ordenamos la comida, me dijo que ese era su restaurante y que podía comer en cualquier momento que quisiera y pagaría la casa. Le dije que aceptaría su oferta con una sola condición y es que, en lugar de que yo fuera a comer a su restaurante, él debía invitar a un mendigo al azar cada vez que recordara lo que había hecho por él. © wildcard5 / Reddit
  • Año 2014. Estaba viajando en un autobús de larga distancia. A mi lado estaba sentado un chico que escribió algo en su computadora portátil hasta bien entrada la noche. Por la mañana anunciaron su parada, el chico saltó de su asiento y salió corriendo. Vi que había olvidado su computadora portátil y le pedí al conductor que esperara, pero el autobús ya había arrancado. En la siguiente parada, fui a la oficina del transportista, logré que el gerente llamara al chico y esperé 20 minutos para asegurarme de que le entregaran su dispositivo. El chico me agradeció mucho, porque en esa computadora portátil estaba su tesis.
    Año 2018. Estaba yendo a embarcar en un aeropuerto, cuando de repente un empleado se me acercó y me pidió que le mostrara mi computadora portátil. Abrí mi mochila ¡y estaba vacía! Resultó que los guardias vieron por las cámaras que me había olvidado la laptop durante el chequeo de seguridad, y durante una hora y media me estuvieron buscando por todo el edificio. El vuelo se retrasó 20 minutos para que pudiera correr hasta la oficina de seguridad. En esa computadora portátil estaba mi tesis de doctorado. © Aparna Vicky / Quora
  • En la escuela secundaria, casi todos tenían una guitarra menos yo. Para Navidad, mi hermana me regaló su vieja guitarra barata, que ella amaba mucho. Seis meses después, ella estaba caminando por la calle y accidentalmente se topó con un chico que estaba cargando cosas en el auto. Se estaba mudando y solo se llevaba lo que cabía en su pequeño auto deportivo. La funda con la guitarra no entró y el chico se la dio a mi hermana, que pasaba por allí. Una vez en casa, vio que era una lujosa Martin Classical de 4000 USD. © Ann Patrick / Quora
  • En los años 90, mi amigo tenía un negocio en su ciudad. Unas personas querían engañar a un extranjero, y él lo ayudó. Ahora mi amigo vive en Alemania y se dedica a la compraventa de autos. Hace poco, encontró un auto a 400 km de su casa, llamó al dueño y fue con su hijo a buscarlo. Debido a los atascos, llegaron tarde por la noche, era invierno, pero afortunadamente, el vendedor los había esperado. Entraron en el garaje, el propietario miró a mi amigo y le preguntó por su ciudad natal. ¡Era ese mismo extranjero! Bajó enormemente el precio del coche, puso la mesa y no dejó que los invitados se fueran a ningún lado por la noche. © PivBear / Pikabu
  • Estaba en un supermercado y había dos niños cerca. El menor pedía helado, el mayor respondió: “No puedo, ya te has llevado la barra de chocolate, no tengo más dinero”. Los chicos estaban mal vestidos, delgados. No pude soportarlo y dije: “Toma helado para ti y para tu hermano, y vamos a la caja”. En el camino también llevamos un refresco que estaba de moda. El pequeño estaba feliz; el mayor, sin levantar la vista, dijo: “Gracias”. Salí complacida y de repente vi sobre el asfalto un gran pendiente de oro con amatista. No había encontrado nada en mi vida, y de repente... © Irina Madenova / Facebook
  • Un vagabundo se me acercó en una estación de tren y me pidió que le comprara un refresco. Fuimos a un McDonald’s, le compré el refresco y un helado, y el hombre se fue feliz. Inmediatamente después de eso, encontré el cambio de alguien en la máquina expendedora de boletos. Ahí había exactamente la cantidad que yo había gastado en lo que había comprado para la persona sin hogar. © dreamydinosaur / Reddit
  • A los 21 años no tenía dinero y vivía en la casa de una amiga. Conseguí un trabajo en un café de mala muerte, pero pronto renuncié y me quedé con 100 USD en el bolsillo. En ese momento, el novio de mi amiga se enfermó. Todos éramos amigos y todos éramos pobres, y le compré medicamentos por un valor de 80 USD. Con el resto cargué nafta en el auto y por alguna razón compré 2 boletos de lotería. 15 minutos después de darle lo último que tenía a un amigo, me volví 500 USD más rico. © Kyle Burton / Quora
  • Cuando todavía era bastante nuevo manejando camiones, golpeé un semáforo con mi remolque al girar. Una señora detuvo su auto para llamar mi atención y ayudarme a no entrar en pánico. Pero no pudo quedarse porque su hija estaba de parto y se dirigían al hospital. El hecho de que se detuviera para ayudarme en esa situación fue lo más amable que alguien ha hecho por mí. © guanocray / Reddit
  • Mi esposa (entonces novia) y yo estábamos batallando mucho y ambos éramos estudiantes universitarios. Estábamos contando el cambio para poner gasolina al auto en una estación de servicio cuando un tipo se nos acercó y nos dijo: “Dios te ama y siento que Él quiere que te dé esto”. Era un sobre con 67 USD. Puede que no parezca mucho, pero para nosotros lo fue. De hecho, mi esposa lloró. © DrOculus90 / Reddit
  • Hace unos 10 años, mi papá encontró una billetera y dentro había una gran cantidad de dinero y un recibo por la factura de un teléfono. Llamé al número y respondió el hijo de la mujer que había perdido su billetera. Mi papá le dio la dirección y el hijo trajo en auto a la señora. Nos ofreció dinero, pero no lo aceptamos. Unos años más tarde, mi papá fue a una tienda y compró más de lo que podía cargar. Ya no caminaba bien entonces y se cayó a mitad de camino a casa. Trató de levantarse, pero el bastón había volado muy lejos y la gente simplemente pasaba sin detenerse. De repente, un hombre se acercó corriendo, le alcanzó el bastón, lo ayudó a levantarse y sentó a mi papá en el auto. Cuando mi padre le indicó dónde podía dejarlo, resultó que era el hijo de la mujer de la billetera. Reconoció nuestra casa. © Hishniy Zaiz / Genial.guru
  • Me sentí mal en un autobús. Bajé y me senté en la parada. Estuve sentada allí durante mucho tiempo, pensando que moriría. Estaba empeorando, mi cabeza daba vueltas y todavía faltaba una hora de viaje para llegar a casa. Una mujer se sentó a mi lado. Vio cómo me encontraba y dijo: “¿Por qué estás tan pálida?”. Le expliqué lo que había pasado, ella les pidió un poco de agua a los transeúntes, me dio un par de pastillas, se aseguró de que me las tomara, paró un taxi, pagó, me metió en el coche y se fue. Ni siquiera tuve tiempo de averiguar su nombre o su número de teléfono para agradecerle. Solo murmuré a cada rato: “Gracias, gracias, gracias por su ayuda”. © Oídoporahí / Ideer
  • Mi amiga y yo fuimos a una floristería a comprar flores para su mamá. Estuvimos largo rato eligiendo el mejor ramo. Entró un hombre que claramente tenía prisa. Eligió un ramo enorme y luego se volvió hacia nosotras y dijo: “Bueno, chicas, ¿necesitan flores? Elijan rápido, yo las pagaré”, y pagó nuestro ramo. Luego preguntó cómo nos llamábamos, para llamar así a sus hijas, y se fue con cara de felicidad. © Oídoporahí / Ideer
  • Iba caminando a casa tarde desde el trabajo, ya me acercaba a la entrada, cuando escuché un gruñido. Tres perros callejeros estaban parados cerca y comenzaron a gruñir cuando me vieron. Estaba terriblemente asustada. Y luego escuché un formidable: “¡Shú, fuera!”, y vi a un vagabundo. Los perros se fueron corriendo y, de repente, el hombre dijo: “Te recuerdo. Una vez me diste 2 USD y en otra oportunidad me trajiste algo de comer. Que tengas una buena noche”. Después de eso, volvió a desaparecer detrás de un bote de basura. Definitivamente me había confundido con alguien, pero mañana le llevaré algo de comida y también le daré dinero. Para pagar una buena acción con otra buena acción. © Habitación № 6 / Vk
  • En una estación de tren, se me pegó un hombre y me exigió persistentemente mi número de teléfono, me preguntaba qué tren tenía que tomar y, en general, era bastante espeluznante. Una chica a la que yo nunca había visto antes de repente se me acercó y me dijo: “¡Hola, Sara, hace mil años que no nos vemos! Vamos, te presentaré a mi novio”. Todavía le estoy agradecida, porque parece que me sacó de una situación peligrosa. © emmareddit / Reddit

¿Has realizado una acción bondadosa como las que leíste? ¿Has recibido ayuda de alguien cuando la necesitabas? ¡Nos encantaría conocer tus historias!

Imagen de portada wildcard5 / Reddit
Ahora lo vi todo/Historias/18 Personas que con su buen corazón podrían inspirarnos a poner nuestro granito de arena
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos