Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

18 Veces en las que el karma llegó en el momento menos esperado

Hay un dicho que afirma que “todo lo que hacemos se nos regresa multiplicado”, y la vida nos muestra que muchas veces esto se cumple. Seguramente todos alguna vez nos hayamos topado con actitudes malas de otras personas o de nosotros mismos y hayamos visto cómo el búmeran de la vida les o nos devuelve eso.

En Ahora lo vi todo recolectamos historias de algunos internautas, las cuales demuestran la existencia del karma.

1. “Alguien abrió mi paquete. Al parecer, el ladrón cambió de opinión cuando vio lo que había dentro”

I. Kant — Crítica de la razón pura.

I. Kant — Crítica del juicio.

I. Kant — Crítica de la razón práctica.

2. El deseo de ahorrar dinero a veces juega una broma cruel a la gente

  • Trabajé como inspector de equipos en un centro de servicio. Entró un hombre, todo un fanfarrón. Vino a buscar un televisor de 72 pulgadas después de una reparación bajo garantía. Saqué el aparato, lo comprobé: todo funcionaba. Y luego el cliente dijo: “Oye, vamos, llévalo hasta mi auto”. Lo dijo en un tono bastante grosero, casi riéndose. Ni siquiera se le ocurrió decir “por favor”. Sin pensarlo dos veces, le dije: “2 dólares”. El señor se sonrojó y empezó a gritar: “¡Estás obligado a llevarlo!”.
    Le mostré la instrucción, donde estaba escrito en blanco y negro que el inspector (es decir, yo) aceptaba y entregaba los equipos solo en el territorio del centro de servicio. El hombre tomó el televisor y, maldiciendo, salió casi corriendo a la calle. Cuando se había alejado del centro solo un par de metros, resbaló y cayó sobre el aparato. La pantalla del televisor se cubrió con una red de grietas. El cliente terminó gritando de rabia, mientras yo lo miraba desde la ventana y pensaba: “Pues ahí tienes tus 2 dólares ahorrados”. © bjak / Pikabu

3. “Compré un mono de segunda mano para mi hijo. Me prometieron un descuento y guantes de regalo, pero los guantes ’no se encontraron’ y no me hicieron la prometida rebaja, diciendo que ya estaba muy barato”

“Lo compré y en casa, cuando decidí lavarlo, encontré una sorpresa en el bolsillo del mono. Una compensación moral por la codicia de la dueña anterior, creo”.

4. “Estaba paseando con mis perros en el parque y de repente un labrador negro corrió hacia nosotros. Estaba sin correa, ladrando y gruñendo, y mi can (en la derecha de la foto) se le enfrentó”

“Entonces vino corriendo el dueño del animal y empezó a gritar: ’¡No toques a mi perro!’. Honestamente, traté de alejar a mi animal del labrador y apenas pude hacerlo. Cuando los perros fueron separados, el sujeto llamó al encargado del parque y se quejó de que yo estaba paseando a mi pitbull allí (eso estaba prohibido). Sin embargo, mi can es un bulldog americano. Me reí entre dientes y con una sonrisa esperé al encargado del parque. Se acercó, le dio unas palmaditas en la cabeza a mi perro y dijo: ’No. Este no es un pitbull. Pero veo que su can está sin correa. Tengo que hacerle una multa’. La multa por sacar a pasear a un perro sin correa en mi ciudad es de 250 USD. Espero que eso le enseñe al hombre a pasear con su animal correctamente”.

5. “Yo tenía 9 años, y mi hermano era un año y medio más joven. Fuimos con él y mi amiga a un jardín, recogimos zanahorias y estábamos volviendo a casa, comiendo en el camino”

“Entonces, mi amiga dijo: ’Vamos a hacerle una broma a tu hermano: ¡salgamos corriendo y a ver si puede alcanzarnos!’. Así que corrimos; él estaba detrás de nosotros, todo muy divertido. Giramos hacia un hueco entre los arbustos, corrí entre ellos y había una enorme telaraña justo enfrente de mi cara. Y en el medio de ella había una enorme araña, muy amarilla y peluda... Me di cuenta de que ya no podía detenerme a tiempo. Grité tanto al llevarme la telaraña por delante... me detuve y me miré por todos lados: no había araña. Aparentemente se había caído. Llevé una zanahoria a mi boca... y ahí estaba. ¡Grité aún más!”.

6. La cortesía no les cuesta a las personas ni un centavo, pero su ausencia a veces puede salir muy cara

  • Conduje hasta una gasolinera y puse el surtidor. En ese momento, un Kia se paró detrás de mí. De allí salió una señorita con un comportamiento insolente, quien le decía activamente a alguien por teléfono sobre cierto tipo, por qué era malo y no era digno de ella. Resultó que entró a la gasolinera antes que yo. Traté de pararme frente a ella en la fila, pero la joven no me dejó. Luego llegó su turno, le pasó la tarjeta al cajero:
    —Gasolina 95, 15 USD.
    Fue ahí cuando me metí con las palabras:
    —Señorita, yo estaba antes.
    A lo que me respondió:
    —¡¿Dónde estabas antes?! Yo llegué primera.
    Pensé: bueno, como quiera, señorita insolente. Me di la vuelta y me fui, esperé a que me cargaran el tanque con su dinero y seguí mi camino. © schurik88801 / Pikabu

7. “Mi novia deja siempre el champú en la bañera después de ducharse. Decidí darle una lección: puse todos los champús allí. Hoy llegué a casa del trabajo y vi esto...”

8. “Trabajo como asistente de un dentista. Durante mi tiempo para el almuerzo, noté que la comida en mi recipiente había disminuido en un 30 %. En resumen, alguien estaba robando silenciosamente”

“Las sospechas cayeron en un nuevo colega. Bueno, tenía que ayudarle de alguna manera al pobre hombre a dejar sus malos hábitos. Para eso, decidí usar una salsa picante. Para el siguiente turno, llené recipientes grandes con una salsa picante como aliento de dragón. Entonces, el día X, a la hora del almuerzo de ese nuevo asistente, después de 5 minutos, hubo un grito parecido al despegue de un cohete. Reprimiendo la risa, me quedé pensando en eso, sintiéndome muy satisfecho. Como resultado, el villano fue identificado y castigado. Todos felices. A partir de ese día, nadie más tocó mi comida”.

9. La ley del búmeran dice que todo en el mundo regresa

  • Viajaba en un autobús. Una mujer y un niño se sentaron a mi lado. El pequeño se sentó en su regazo, con los pies en mi dirección. Me dio una patada. Me limpié los jeans y me dio una segunda patada... ya no pude resistir. Dije: “¿Podrías mover a tu niño?”. Recibí una mirada de enojo con las palabras: “No es para tanto, sobrevivirás”. El autobús paró. El chico que estaba sentado enfrente y fue testigo de nuestro diálogo se levantó y le pisó la bota con entusiasmo. La señora gritó: “¡Podrías tener más cuidado!”. Él respondió: “No es para tanto, sobrevivirás”, y se fue. ¡Mi vengador! © Oídoporahí / Ideer

10. El karma también puede golpearte la cara

11. Presagio popular: si estacionas tu coche frente a los botes de basura, luego tendrás que ir a un lavado de autos

12. Cuidado con ser el vecino ruidoso

  • Tuve unos vecinos que tenían un perro que ladraba de 7 p. m. hasta las 5 a. m. Creo que trabajaban por la noche. Lo mantenían fuera. Toqué la puerta muchas veces, y me dijeron: “Los perros ladran, ¿qué esperas?”.
    Grabé a su perro durante todo un día. Presté atención, y cuando se sentía como si estuvieran durmiendo, metí mi teléfono en la base y lo puse en mi equipo de música a todo volumen frente a su patio a las 9 de la mañana.
    Vinieron a mi casa como a las 12 y me pidieron que callara a mi perro. Les dije: “Es su perro, lo he grabado, ya que se pierden lo que hace. Solo estoy poniendo la radio a la hora normal permitida en la ciudad, y lo haré todos los días”.
    Después de eso empezaron a guardar al perro por la noche. © Your_acceptable / Reddit

13. En la escuela también te puede atrapar el karma

14. “Mi esposa y yo cumplimos años con 2 semanas de diferencia. Siguiendo las tendencias de los chistes, le obsequié un ramo de raviolis. Estaba tan satisfecho conmigo mismo, pero después de 2 semanas recibí su ’respuesta’”

15. No es bueno gritar en el tráfico

16. “Cuando mi jefe me hace trabajar fuera del horario laboral, lo hago trabajar fuera del horario laboral”

  • Trabajo con una gran empresa que me permite trabajar en turnos de 4 a 10 horas a la semana y tengo los viernes libres. Ocasionalmente, al comienzo de esto, recibía un mensaje de texto de mi jefe los viernes. O cuando estaba de vacaciones. Esto me molestaba muchísimo. Nada en mi empleo tenía ese nivel de urgencia.
    La mayor molestia para mí fue cuando tenía el día libre para poder mudarme de mi casa (al otro lado de la ciudad) y él me envió un mensaje de texto esa mañana. Ciertamente lo ignoré. Entonces me llamó. Lo ignoré. Me volvió a llamar unos minutos después y contesté. De lo que quería hablar era algo que “podría esperar hasta el lunes”, pero me llamó de todos modos.
    Así que decidí empezar a manejar las cosas con un poco de mezquindad. Siempre que quieras enviarme un mensaje de texto o llamarme en un día libre, está bien. Pero no responderé hasta después de las 6 p. m., y siempre haré una pregunta que te haga trabajar cuando no estás trabajando.
    Después de algunos intentos de esto, lo descubrió (inconsciente o conscientemente), y ya no me envía mensajes de texto cuando estoy fuera. © annual_mushrooms / Reddit

17. Para aquellos que conducen con el lema “me estaciono donde quiero”, hay señales especiales vengadoras

18. “Estacionaron en el lugar que yo pago, así que los bloqueé todo el día”

  • En mi complejo tenemos espacios asignados específicamente por los que tienes que pagar. Supongo que esta persona no quería pagar por un lugar, por lo que se estacionaba en la calle todo el tiempo (era factible, pero un gran dolor de cabeza, ya que no podía dejar el auto toda la noche sin un aviso de la gerencia). La primera vez que hicieron esto, los confronté cuando salían de su auto. Afirmaron que vivían en la casa que estaba justo al lado de mi lugar, pero que alguien había estacionado allí, por lo que aparcaron en mi sitio. Estaba cansado porque otros extraños habían estacionado en mi lugar antes, haciéndome tener que estacionar en la calle. Por contexto, sí, tenemos puertas de garaje, ya que es un estacionamiento subterráneo, pero la administración NUNCA las ha puesto en funcionamiento por alguna razón.
    Así que esta misma persona finalmente se estacionó en mi lugar una vez más, y eso fue todo. Felizmente estacioné mi auto justo detrás del suyo. Afortunadamente tengo un vehículo que es lo suficientemente pequeño como para “estacionarse en doble fila” de manera efectiva. Dejé una nota en mi automóvil que decía: “Nota para la gerencia/seguridad: auto con licencia xxxxxxxx estacionado en mi lugar. Estaré fuera de la ciudad hasta mañana; si hay algún problema, llámeme al número registrado”. Por supuesto, yo no estaba fuera de la ciudad en absoluto.
    Luego regresé, salí por un día para darles tiempo de buscar su auto, y nunca lo he visto estacionado en mi lugar desde entonces, solo en la calle. © Hardcore90skid / Reddit

¿En qué situación de tu vida el karma se ha manifestado?

Imagen de portada yeetgenstein / Twitter
Ahora lo vi todo/Historias/18 Veces en las que el karma llegó en el momento menos esperado
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos