Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

22 Padres que se divirtieron demasiado al elegir el nombre de sus hijos

Elegir cómo nombrar a nuestros hijos es seguro una de las tareas más complicadas, pero a veces también es de las más divertidas. Es un momento en el que la originalidad de cada persona toma las riendas y da como resultado nombres que son únicos por su significado o porque realmente nos cuesta hasta pronunciarlos.

  • Mi abuela vio una película en la que la protagonista se llamaba Milena, pero como la peli era doblada al español, ella escuchó que el muchacho la llamaba “mi Elena”. No fue hasta que leyó el libro que se dio cuenta de que en realidad la protagonista se llamaba Milena y, como solo tuvo un hijo varón, mi papá, yo recibí el nombre. — © Milena Cespedes / Facebook
  • Mi primer hijo se llama Joel. Mi hermana no podía tener hijos y le di el gusto de poner a su primer sobrino el nombre que ella hubiese puesto a su hijo. El segundo se llama Amador, mi esposo le prometió a su abuelo que si tenía otro varón se llamaría cómo él y, como ya había fallecido, no hubo marcha atrás. Siempre soñé con tener una niña, buscamos y me costó quedar embarazada, está vez me tocaba elegir el nombre. Si era niña, sería Yanira; pero teniendo en cuenta mis antecedentes, pensé que, si era niño, se llamaría Izan. ¡Sorpresa! ¡Embarazo múltiple! Dos niños, y está vez no di el gusto a nadie de elegir: Izan y Yeray. — © Maria Victoria Villora Hernandez
    / Facebook
  • Mi hijo mayor se llama Edwin Alberto, por el astronauta Edwin Aldrin. — © Mary A Muñoz / Facebook
  • Mi madre se llama Solyluz porque mi abuelo quería una hija, ya tenía dos varones. Cuando se enteró de que iba a ser niña, dijo que ella era un sol y una luz que llegó a iluminar su casa. — © Engel L******* King Kolord / Facebook
  • Cuando nació mi hijo, durante un mes no tuvo nombre, ya que esperábamos una niña. Un día, estábamos mi hermana, mi exesposo y yo mirando televisión y salió la publicidad de una película, en fondo negro y con letras blancas: “Acción, peligro, emoción”. Y yo dije: ¿Y si le ponemos Danger? Ellos dijeron que sí. Sonreí y les dije que no porque esa palabra significaba “peligro”, pero mi exesposo se puso terco con el nombre y lo único que pude hacer fue que lo castellanizara y por eso mi hijo se llama Denyer Andrew (el segundo nombre lo decidí yo). — © Nitx Mares Diaz / Facebook
  • Mi hija se llama Teresa en honor a su abuela paterna, quien falleció meses antes de conocerla. Su papá andaba muy triste y deprimido por la pérdida de su mamá, pero cuando nació nuestra pequeña recuperó la alegría, es su adoración y se parece tanto a su abuela, en especial en su sonrisa. — © Caty Lujan / Facebook
  • Mi hija mayor se llama Kitshia Alexia. Su papá y yo llegamos a un acuerdo: si era niña, yo escogería el nombre, y si era niño, él. Al principio solo se llamaría Alexia, pero un día me tocó atender a una chica en el trabajo y me gustó su nombre: Kitshia. Significa “flor de amor”, es japonés. — © Oyuki Sosa / Facebook
  • Mi hija mayor se llama Oihana, que significa selva en euskera. Mi hija pequeña se llama Laia, que es un barrio de Galdames, en Vizcaya. — © Lorena Soria Bautista / Facebook
  • Un día, en mi cabeza daba vueltas el nombre de Dian. Solo tenía a mi hijo varón, entonces pensé que, si tenía una hija, se llamaría así. Lo que no sabía es que ya tenía 3 meses de embarazo y, ¡sorpresa! Era niña. — © Andp Ag / Facebook
  • Mi hija se llama Marian, que es la combinación de mis dos nombres, María Angélica. Desde antes de casarme, y sin saber que tendría una niña, ya tenía su nombre. — © Angélica H Montalvo / Facebook
  • Tengo una conocida que tiene un nombre muy original, se llama Doluma Mijuvisa, que es la primera sílaba de todos los días de la semana. Pensé ponerle así a mi hija, pero cambié de opinión, la llamé Arizbedy. — © Dulce Kary / Facebook
  • Cuando mi mamá estaba embarazada de mí y mi hermana, le dijeron que iba a tener gemelos (varones), así que decidieron que se llamarían Raúl, como mi papá, y Pablo. Al poco tiempo, le dijeron que no eran dos niños, sino niño y niña. Los nombres cambiaron a Pablo Raúl y Esther. Cuando llegó el momento del parto, resultó que éramos dos niñas, así es que ahora el punto era cómo llamarnos a las dos. Mi mamá quería el nombre de Esther para ambas, el pastor que tenían en ese tiempo le ayudó a elegir ambos nombres que combinaran con Esther y nos llamaron Rebeca Esther y Raquel Esther — © Raquel Vázquez / Facebook
  • Mi hijo duró 40 días sin nombre después de su nacimiento; lo llamábamos “peluso”. Pero había que registrarlo antes de los 45 días, así que como no nos decidíamos, mi marido y yo pusimos cada quien cinco papelitos con nombres que nos gustaban, los revolvimos y sacamos uno. Así elegimos el nombre de nuestro bebé. — © Cepeda Arañita / Facebook
  • Durante todo mi embarazo, no supe si era niño o niña, pero yo me empeñé en que era un niño. Cuando nació y la doctora me dijo que era una niña, supe al momento su nombre: Natalia, el nombre de una ex de mi esposo. — © Patry Lis Agrafojo / Facebook
  • Desde que nos casamos, mi esposo y yo decidimos que el primero de nuestros hijos llevaría su nombre. Él se llama Ángel, si era niño sería Ángel y si era niña, Ángela. Cuando le dije a mi familia que iba a tener un bebé, mi papá juraba que sería niño y se llamaría como él, Nicolás. Yo siempre me negué a esa opción, cuando pudimos ver que era una niña, no lo pensamos más, se llamaría Ángela Nicole. — © Sayuri CR / Facebook
  • Mi hija se llama Alejandra. No sabía que iba a tener una hija. Cuando estaba en sala de parto, el doctor me dice: ¿qué nombre le ponemos? Y yo solo tenía el de varón. Así que en ese momento recordé a mi papá, que ya no lo tenía, y se llamaba Alejandro. Y así le puse al amor de mi vida: Alejandra Isabel. — © Isabel Troncoso de Villegas / Facebook
  • Mi hijo se llama Emilio, eso lo decidí cuando tenía 10 años. Sucede que mi tía tenía un novio llamado así y por cosas de la vida tuvieron que terminar. Recuerdo que los dos sufrieron mucho. Entonces, conversando con mi tía, quedamos en que la que tuviera un hijo varón le pondría Emilio. Pues, mi tía se quedó soltera y cuando supe que yo iba a ser mamá de un varoncito, desde ese instante se llamó Emilio. — © Ely Herrera / Facebook

¿Cuál es el nombre más extraño que escuchaste?

Imagen de portada Nitx Mares Diaz / Facebook
Ahora lo vi todo/Historias/22 Padres que se divirtieron demasiado al elegir el nombre de sus hijos
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos