Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

Cómo Rossy de Palma se enfrentó al mundo artístico sin encajar en los “estándares de belleza”

En un mundo tan altamente influenciado por lo que dictan los medios de comunicación, encajar en los estándares de belleza se ha convertido en preocupación de muchas personas. La inseguridad que nuestra apariencia nos genera al chocar con lo que el mundo del espectáculo considera “atractivo” afecta cómo nos vestimos, cómo actuamos e incluso restringe las decisiones que tomamos. No fue así para una carismática actriz española: Rossy de Palma. Abrazando su apariencia poco convencional, su personaje se ha convertido en un equivalente de estilo y glamur, y es fuente de inspiraciones para incontables directores y diseñadores.

En Ahora lo vi todo, nos enamoramos de la historia de una valiente artista que, en medio de apodos no muy agradables, tiene la confianza suficiente en sí misma para hacer lo que más ama, y queremos que te nos sumes a conocer más detalles sobre ella.

  • Rosa Elena García Echave nació el 16 de septiembre de 1964 en la ciudad española de Palma de Mallorca. La apariencia ambigua de la niña a menudo se convertía en objeto de burla por parte de sus compañeros; la mayoría de las veces, los niños ridiculizaban la forma de la nariz de la futura estrella de cine.
  • De adolescente, a Rosa Elena no le gustaba su apariencia hasta tal punto que hacía todo lo posible por no ser fotografiada y no salir a pasear con sus compañeros. Las constantes burlas y el acoso por parte de sus colegas comenzaron a pasar factura en su joven mente, y finalmente la forzaron a abandonar la escuela.
  • A los 20 años, Rosa Elena comenzó a actuar en pequeños cafés y restaurantes con el grupo punk que ella creó: Peor Imposible.
  • La mujer asegura que el nombre del grupo no apareció por casualidad: “Nos pusimos este nombre para que a quien no le gustase nuestro trabajo no pudiera quejarse de nosotros. ¡Dijimos que éramos lo peor de lo peor!”.
  • Durante una de las actuaciones de la banda, la inusual cantante fue descubierta por el director Pedro Almodóvar, quien luego convertiría al “patito feo” en una superestrella.
  • Almodóvar nunca dudó de las extraordinarias habilidades de la muchacha. En el plató de la película La ley del deseo, el director le dijo a la maquilladora: “No la maquilles, déjala que lo haga ella misma”. Emitió la misma orden al peluquero y al vestuarista, porque quería capturar a la actriz con todas sus ventajas y desventajas en la película.

Con Pedro Almodóvar.

  • Al convertirse en la musa del gran cineasta, la chica primero consiguió un cameo en la película La ley del deseo, y luego protagonizó la película Mujeres al borde de un ataque de nervios. Esta comedia se convirtió en un hito para Rosa Elena; con el estreno del filme, llegó su catapulta hacia la fama.

En la película Mujeres al borde de un ataque de nervios.

  • Como si quisiera poner fin a un pasado infeliz, la aspirante a actriz decidió tomar un seudónimo. En esto contó con la ayuda del diseñador de moda español Manuel Piña, quien nombró a la chica Rossy de Palma, en honor a la ciudad natal de la actriz, Palma de Mallorca.
  • Los exitosos papeles cinematográficos hicieron que la chica fuera popular fuera de su España natal. La película Pret-a-porter, en la que Rossy actuó con Sophia Loren y Julia Roberts, convirtió a la aspirante a actriz en una verdadera personalidad mediática.
  • Después del éxito en el cine, la chica se probó a sí misma grabando videos musicales e incluso en el negocio del modelaje. El propio Jean-Paul Gaultier quería ver a “la belleza más fea” en los desfiles de sus colecciones.
  • Rossy de Palma también mantuvo una relación sentimental. Durante casi una década, su elegido fue el actor y modelo español Santiago Lajusticia.
  • Lamentablemente, la pareja no funcionó: una relación difícil con su esposo obligó a la chica a separarse en 1996. Sin embargo, ya entonces, algo se vislumbraba en el horizonte: Ota, un misterioso hombre considerado el padre de los dos hijos de la actriz

Rossy de Palma y Santiago Lajusticia

  • Esto es lo que dijo nuestra heroína: “Mi primer novio apareció a la edad de 18 años. Luego me mudé a Madrid y me enamoré de un hombre con el que estuve 9 años. Después de esta relación, tenía muchas ganas de encontrar pareja, pero ahora este deseo se ha esfumado. Pensar que valemos algo solo cuando alguien está a nuestro lado nos hace creer que necesitamos ganarnos el derecho a ser amados. Esto ya genera relaciones tóxicas”.
  • Rossy guarda el secreto de quién es el padre su hijo Gabriel y su hija Luna. Sin embargo, es obvio que los hijos de la actriz no heredaron la colorida apariencia de su madre estrella.
  • A menudo se compara a la mujer con las obras del artista Pablo Picasso. La propia actriz se reconoce a sí misma en las heroínas asimétricas del pintor. No es tímida: “Hace poco fui a Nueva York, y todos allí me dijeron: ’¡Oh, sí, es verdad, eres un cuadro vivo de Picasso, arte revivido!’. Qué puedo decir: soy una obra de arte. Todos somos obras de arte de carne y hueso”.
  • Hoy, la apariencia de Rossy de Palma es su marca personal que no solo genera ingresos, sino que también la hizo famosa en todo el mundo. La actriz cree que la clave de su éxito es la inquebrantable confianza en sí misma. De hecho, si Rossy alguna vez hubiera escuchado a los críticos y hubiera pasado por el bisturí del cirujano, el mundo podría no haber sabido acerca de la existencia de esta mujer única.

Rossy en la pantalla y en casa

  • La mujer piensa en forma simple: “El primer paso es aprender a amarse a uno mismo. Este amor interior necesita ser alimentado incluso antes de que conozcas a la persona a quien permitirás que te ame. Si no amas tu ’yo’ real, nadie hará esto. Lo siento, pero esta es la verdad de la vida”.
  • La actriz lanzó la producción de su propia línea de ropa interior, creó un perfume único y está luchando por los derechos de las mujeres. Bueno, no todas las bellezas reconocidas pueden presumir de tales éxitos.
  • La actriz confesó: “Un día, un trabajador de la calle me dio el mejor cumplido de mi vida. Dijo: ’Nunca pensé que las flores puedan caminar’. Me gustaron sus palabras porque no tenían nada que ver con la admiración por mi carrera como actriz o similitudes con el trabajo de los pintores. Dijo algo que glorificaba la gracia, no la belleza”.

Rossy de Palma en la pasarela: desfile de la nueva colección de Jean-Paul Gaultier, 2020

  • La mujer dice: “La poesía fue mi primer amor. Los poetas dadaístas me abrieron una dimensión de pensamiento completamente nueva, gracias a la cual en un momento me di cuenta de que me esperaba otro mundo. El arte cura y nos ayuda a sobrevivir, es muy terapéutico”.

¿Sientes que después de leer la historia de Rossy de Palma tienes más confianza en ti mismo? ¿Cómo crees que los estándares de belleza nos afectan hoy en día?

Ahora lo vi todo/Historias/Cómo Rossy de Palma se enfrentó al mundo artístico sin encajar en los “estándares de belleza”
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos