Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

16 Cosas a las que estamos acostumbrados, pero hemos estado haciendo mal sin saberlo

Gracias a nuestros ancestros, nuestra sociedad moderna tiene muchos artilugios que hacen nuestra vida más sencilla. Desde volar por los aires hasta llegar a las profundidades del océano. También cosas más comunes, como cepillarnos los dientes o cocinar en un departamento, son eventos que se nos hacen tan comunes que nos parece extraño imaginar la vida sin estas posibilidades. Cada día se crean productos nuevos para hacer lo difícil... fácil. Sin embargo, ¿qué nos dirías si te mostramos todas aquellas acciones pequeñas que hacemos de modo incorrecto sin saberlo?

En Ahora lo vi todo, nos pusimos a la tarea de investigar distintos productos que no estamos usando del todo bien. ¿Estarías dispuesto a cambiar tus hábitos? ¡Échale un ojo a nuestra lista para averiguarlo!

1. Usamos cualquier tipo de medias de nailon con ropa interior

Las medias con simulación de calzón no requieren usar ropa interior adicional. Estos modelos suelen tener un refuerzo de algodón. Son inmediatamente reconocibles por el embalaje y el dibujo de imitación del calzón.

2. Colocamos las pastillas para el inodoro sobre el borde de la taza

Mucha gente tiene la costumbre de colocar las pastillas en el borde de la taza del inodoro. Y poca gente sabe que esta no es la única forma correcta de colocarlo. La unidad de higiene puede introducirse simplemente en el espacio que hay debajo del borde, de modo que se sujete de forma segura y no interfiera con el ajuste del asiento.

3. No seleccionamos el grado de molienda en el molinillo de pimienta

La mayoría de las veces, simplemente giramos la tapa del molinillo en la dirección conocida. Pero resulta que el grado de molienda se puede ajustar a tu gusto. Dependiendo del envase y del fabricante, hay dos maneras de hacerlo.

Primera: girar la tapa del molinillo en la dirección opuesta. Segunda: hay que halarla hacia arriba.

4. Pelamos el plátano “al revés”

Todos hemos experimentado esos momentos en que el tallo del plátano es bastante difícil de dividir, al punto en que debemos darle vueltas o clavarle la uña, pero ¿sabías que puedes pelarlo fácilmente por el extremo contrario? Contradice la forma en que lo hemos hecho por años, pero es así como muchos de nuestros primos primates lo hacen naturalmente. ¡Es ciertamente más sencillo!

5. Horneamos alimentos en papel de aluminio

Originalmente, el papel de aluminio solo se utilizaba para envasar chocolate y otros alimentos. No se exponía a altas temperaturas, y menos aún para cocinar alimentos en él, ya que se creía que era peligroso para la salud.

El debate sobre su daño e inocuidad está todavía en curso, pero a las personas que padecen enfermedades crónicas se les sigue recomendando abstenerse de utilizar papel de aluminio en el horno. Sin embargo, puedes almacenar alimentos en él, ya que no es peligroso.

6. Ponemos el jengibre sobre los rollos de sushi

Mucha gente prefiere poner el jengibre sobre el rollo y solo entonces llevarse el delicado bocadillo a la boca. De hecho, el jengibre encurtido, por su frescura y picor, ayuda a las papilas gustativas a eliminar el sabor del rollo anterior. Este suplemento debe consumirse por separado, después de cada porción.

7. No ajustamos los audífonos

Cuando usamos audífonos, deberíamos asegurarnos de que estén propiamente insertados en el canal. Así se bloquean otros sonidos y el cable se asegura, rodeando nuestras orejas para prevenir que estos se caigan mientras los estamos utilizando. Esto es especialmente útil durante un trote, cuando el movimiento hace más propensos los deslices.

8. Pelamos el ajo antes de utilizar el prensador de ajos

Aplastar el ajo es aún más fácil y rápido de lo que pensábamos. No hace falta pelar los dientes, solo hay que ponerlos en el prensador de ajos tal cual y ¡listo! Las cáscaras se quedan dentro y la pulpa sale.

9. Instalamos el asiento de seguridad para niños detrás del conductor

Se suele creer que el lugar más seguro en un coche es detrás del conductor. Pero los científicos han descubierto que el lugar más seguro es el centro de la última fila, siempre que haya un reposacabezas central.

Por lo tanto, no debes instalar el asiento de seguridad para niños detrás del conductor, ya que, en caso de colisión lateral, las lesiones son inevitables. En el centro de los asientos traseros y con un asiento de seguridad infantil de calidad, el riesgo de lesiones se reduce varias veces.

10. Utilizamos los pasadores de cabello con la zona curvada hacia arriba

La rugosidad de una de las piernas de estos pasadores está allí para tener un mejor agarre del cabello, no solo por decoración. Lo mismo sucede con su apertura. Lo ideal es que las patitas queden hacia abajo para evitar que este se deslice. Para darles un extra de firmeza, puedes echarles un poco de espray para el cabello antes de usarlos.

11. Retiramos el tapón de plástico de los frascos de medicamentos por cualquier medio

La mayoría de estos envases tienen un tapón de plástico especial, que intentamos arrancar con los dientes, las uñas o las tijeras. Pero es más fácil y correcto desenroscar la tapa, sujetar el tapón de plástico con la rosca de la tapa y sacarlo junto con esta.

12. Despegamos con cuidado las etiquetas de fábrica de la fruta y lavamos los restos de pegamento

Será bueno saber que una etiqueta adhesiva ingerida accidentalmente no dañará tu organismo. Las etiquetas adhesivas están hechas de un papel especial comestible. Incluso el pegamento con el que se adhiere la etiqueta es inofensivo, por lo que no es necesario limpiar las frutas y verduras hasta que chirríen para eliminar los restos de pegamento.

Los fabricantes están obligados a cumplir estrictamente las normas para fabricar estas etiquetas adhesivas multicolores. Absorberlos en cantidades incalculables no es, por supuesto, una buena idea. Pero si tu hijo se traga accidentalmente una junto con una manzana, no te alarmes.

13. Calentamos comida en el microondas

Por su conveniencia, estamos acostumbrados a recalentar nuestros alimentos en el microondas con solo poner el plato en su interior y apretar el botón. Aunque ciertamente sale caliente y deliciosa, ¿no has notado que hay ciertas partes donde se mantiene fría? Esto es porque el centro del plato recibe menos calor que su zona exterior. Por este motivo, se recomienda hacer una dona en el plato, y dejar el medio vacío. De esta forma, la comida sale calentita y a la misma temperatura en cada mordisco.

14. Preparamos el té en una bolsita sumergiéndola en agua hirviendo

Se cree que las bolsitas de té se inventaron por casualidad. Originalmente, el té se vendía en latas grandes, y un comerciante decidió empaquetarlo de forma bonita en bolsitas de seda. Su idea era que los clientes echaran las hojas aromáticas en una taza, pero ellos decidieron prepararlas directamente con la bolsita.

15. La forma en la que nos desenredamos el cabello

Cuando tu cabello está mojado, es más frágil y susceptible a daños que cuando lo dejas secar. Debes cepillar tu cabello suavemente, comenzando desde las puntas y deshaciendo los nudos con tus dedos. El uso de cremas es vital para suavizar nudos y mantener nutridas las hebras. Repite el proceso hasta llegar al cuero cabelludo. Un paso esencial es humedecer un poco el cepillo, esto aplica tanto para el cabello seco como el húmedo. Nunca trates de deshacerte de los nudos por la fuerza.

16. Nos limpiamos las orejas con cotonetes

A pesar de las costumbres, el uso de objetos extranjeros en tus oídos puede causar irritaciones y otros daños. ¡La cera de oídos es buena para filtrar la suciedad del entorno! Es una barrera para que el agua no entre a tu canal auditivo. Con limpiar superficialmente el orificio usando un pañito húmedo y tus dedos es suficiente.

¿Cuál de estos datos te sorprendió más? ¿Existe alguno que conozcas y que no está en la lista? Nos encantaría saber qué otro hábito podríamos agregar.

Ahora lo vi todo/Inventos/16 Cosas a las que estamos acostumbrados, pero hemos estado haciendo mal sin saberlo
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos