Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

14 Muestras de que “no hay que juzgar a un libro por su portada”, y mucho menos a estas criaturas

Nuestro planeta tiene millones de especies de animales y, por lo tanto, está lleno de sorpresas. Hay muchas criaturas que conocemos y nos encantan con su hermosura; sin embargo, algunas pueden resultar muy peligrosas al tacto. Por ejemplo, pocos saben que basta con tocar el lugar por donde ha pasado una oruga procesionaria del pino para experimentar una irritación en la piel.

En Ahora lo vi todo estamos en modo explorador e hicimos una guía de algunos animales peligrosos para estar prevenidos.

1. Procesionaria del pino

La procesionaria del pino es peligrosa, y no es necesario entrar en contacto con ella para experimentar efectos desagradables. Basta con tocar un lugar por donde haya pasado y se le hayan caído sus vellosidades: estas provocan dermatitis. Esta afección puede manifestarse en forma de irritación cutánea grave y tener otras consecuencias.

  • Su hábitat: Abunda en bosques de pinos de Europa del Sur, Asia Menor y Norte de África y también ha sido introducida en algunas zonas de América del Sur.

2. Pez escorpión negro

Usualmente puedes encontrarte con el pez escorpión negro en las zonas costeras. La mayor parte del tiempo lo pasa acostado sobre el fondo rocoso, esperando a su presa.

Las especies grandes viven en las profundidades, y por ese motivo afectan más a los pescadores y a los buceadores. Las espinas de este pez contienen una sustancia que causa un dolor agudo, y si su mucosidad llega a entrar por una herida, entonces puede provocar inflamación. Debido a esto, es peligroso tocarlo.

  • Su hábitat: la parte oriental del océano Atlántico, el mar Mediterráneo y el mar Negro.

3. Mariposa lagarta cola parda

La mariposa lagarta cola parda y sus orugas, que se vuelven especialmente activas en pleno verano, tienen vellosidades venenosas. Cualquier contacto corporal con ellas puede causar un sarpullido muy desagradable que puede permanecer durante semanas. La zona que tocó al animal se enrojecerá y provocará comezón. Los lugares favoritos de estos insectos son los parques con árboles de hoja caduca y los jardines con frutos.

  • Su hábitat: Se encuentra en Europa. En América del Norte solo se encuentra en la costa de Maine y Cape Cod.

4. Sapo vientre de fuego

Estos sapos tienen manchas de color rojo oscuro, naranja o amarillo en su vientre. No puedes tocarlos; de lo contrario, puedes intoxicarte fácilmente con bombesina, una sustancia que recubre su piel y que provoca una grave irritación de las membranas mucosas, escalofríos y dolor de cabeza.

5. Escarabajo buceador y sus larvas

Su larva es bastante grande y puede alcanzar hasta 5 cm de tamaño, lo que la convierte en un depredador muy serio. Si la tocas por casualidad o a propósito, puede morderte y causar mucho dolor. El escarabajo buceador, que nace a partir de esta larva, tiene una mordedura igual de dolorosa, que se asemeja a una punción en la piel realizada con un objeto puntiagudo. En el lugar aparecerá una hinchazón o un bulto, que desaparecerá después de 2-3 semanas.

  • Su hábitat: Se encuentra en Europa y el norte de Asia.

6. Babosa roja

Esta babosa puede alcanzar los 18 cm y se distingue por comer demasiado. No solo puede ingerir casi todo lo que encuentra en su camino, sino que también transmite nemátodos: parásitos que pueden ser peligrosos tanto para los seres humanos como para otros animales.

  • Su hábitat: Europa Occidental, incluyendo Francia, Países Bajos, Alemania, Polonia, Suiza y el sur de las islas británicas.

7. Meloe proscarabaeus

Este escarabajo peligroso no puede volar. Cuando la sustancia secretada por él entra en contacto con la piel, en la superficie aparecen ampollas y quemaduras. Luego resulta difícil que sanen, lo que además toma mucho tiempo.

  • Su hábitat: casi todo el Paleártico, excepto el Extremo Norte.

8. Serpiente látigo del Caspio

La serpiente látigo del Caspio no es venenosa, pero compensa eso con su carácter excesivamente agresivo. Puede reconocerse su preparación para un ataque por tomar la forma de un anillo, ya que, de este modo, se prepara para saltar. Siempre intenta morder la cara o el cuello.

  • Su hábitat: se encuentra en los Balcanes y partes de Europa del Este.

9. Anfípodo

Los anfípodos no pican con tanta frecuencia, pero si uno de ellos te muerde, entonces es inevitable la aparición de irritación y sarpullido. Puedes encontrarlos en las algas arrojadas por la tormenta a lo largo de la línea del oleaje, dado que estos animales se alimentan de ellas.

  • Su hábitat: en casi todas las masas de agua dulce, mares y en el fondo de los océanos. Además, muchos habitan en aguas subterráneas.

10. Notonecta

A primera vista, esta especie de insecto no tiene nada de especial, pero no debemos subestimarlo y es mejor no tocarlo. Aunque sucede rara vez, puede picarte con su probóscide, el cual es capaz de perforar la piel.

  • Su hábitat: Habita en agua dulce; por ejemplo, lagos, piscinas, pantanos, y se encuentra a veces en los estanques de jardín.

11. Mosquito tigre

Estos insectos pueden reconocerse fácilmente por sus peculiares rayas blancas en el cuerpo y las patas. Antes podía encontrárselos en países asiáticos, América del Norte y Hawái, pero ahora también se han difundido en el territorio de la costa del Cáucaso. Este insecto puede ser peligroso porque es portador de enfermedades como dengue, chikunguña y zika.

12. Castor

Los castores pasan la temporada fría en sus madrigueras, pero a veces salen para sacar la comida escondida bajo el agua. Vale la pena recordar que estos roedores pueden ser agresivos. Y en caso de peligro, el castor defenderá su territorio. Por lo tanto, si te encuentras con este animal, es mejor mirarlo desde lejos e irte para que no haya consecuencias desagradables.

13. Braquinino

Al sentir una amenaza, los braquininos suelen rociar una sustancia muy irritante.

Es peligroso tocarlos y más aún tomar estos escarabajos en tus manos y acercártelos al rostro. Lo más probable es que comiencen a defenderse, por lo que existe un gran riesgo de que te quemen la piel y obtengas una quemadura química. Será peor aún si rocían esta sustancia en tus ojos.

  • Su hábitat: puede encontrarse en zonas secas y soleadas, y por lo general debajo de las piedras.

14. Mariquita

Algunas especies de mariquitas tienden a ser agresivas. Por ejemplo, la mariquita asiática multicolor es peligrosa porque puede pellizcar fuertemente con sus mandíbulas, en especial si tiene hambre.

Aunque su picadura no es venenosa, puede dejar un bulto doloroso y, a veces, desencadenar una reacción alérgica. La más común es la rinoconjuntivitis, que puede ocurrir al tocarte los ojos con una mano que estuvo en contacto con este insecto.

  • Su hábitat: Asia, Europa, Afirca, América del Norte y del Sur.

¿Alguna vez viste a alguna de estas criaturas y pensaste que eran inofensivas? Cuéntanos si conoces alguna otra especie con un don para defenderse.

Ahora lo vi todo/Planeta/14 Muestras de que “no hay que juzgar a un libro por su portada”, y mucho menos a estas criaturas
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos