Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

8 Razones por las que algunas mujeres siempre se ven como adolescentes y otras no tanto

Muchas veces podemos predecir la edad de una persona tan solo mirando su apariencia. Sin embargo, puede pasar que algunos parezcan más grandes que otros, aún teniendo los mismos años. Varias cosas pueden influir en cómo nos vemos, pero si somos conscientes de ellas, podemos decidir si queremos parecernos más a nuestra versión adulta o a la joven que llevamos dentro.

1. Moda de pómulos expresivos

Desde que los pómulos al estilo “supermodelo de los 90” volvieron a la moda, las chicas comenzaron a deshacerse en masa de las bolsas de Bichat (depósitos grasos en la región de las mejillas). La operación es simple y se realiza bajo anestesia local: se hacen incisiones en el interior de las mejillas y se eliminan los bultos grasos. Tal procedimiento aparentemente insignificante tiene graves consecuencias, y los cirujanos plásticos no lo recomiendan a pacientes con caras estrechas, porque un rostro que pierde una parte de su marco natural, con el tiempo, se verá demacrado y agotado.

Indudablemente, los pómulos marcados ​​de nacimiento se ven hermosos, pero solo si es un regalo genético de los padres y no un cambio quirúrgico en la estructura de la cara. Hay que recordar que las consecuencias de tal operación son irreversibles, por lo tanto, es más fácil aprender a amar tus mejillas regordetas que rendir homenaje a la moda y lamentar las consecuencias en el futuro.

2. Excesivo entusiasmo por los procedimientos estéticos

Es posible que hayas notado que la piel de las mujeres aficionadas a los tratamientos y peelings estéticos se vuelve anormalmente lisa con la edad, como la de una muñeca de cera. Esto conducirá a un envejecimiento prematuro: la piel se volverá delgada, flácida, aparecerán capilares y arrugas notables.

La pasión por otro procedimiento popular, las inyecciones de bótox, se nota por el brillo característico de la piel y la frente plana. Estos son resultados de la atrofia muscular, que conduce a una pérdida de volúmenes naturales; como resultado, la cara se ve más vieja. Además, un modelado facial regular con rellenos distorsiona la anatomía natural, que visualmente agrega años adicionales. Los efectos secundarios de tales procedimientos son especialmente notables en personas menores de 35 años.

Conclusión: es difícil para los cosmetólogos y cirujanos plásticos trabajar con una paciente cuya cara se ha sometido a intervenciones quirúrgicas e inyectables muchas veces, por lo que, cuanto más tarde la mujer comience a realizarse procedimientos “adultos”, más tiempo podrá mantener un aspecto natural y joven.

3. Dietas duras

Cuanto más activamente una persona pierde peso, tanto mayor es la probabilidad de que tenga una “cara de dieta”: debido a la falta de tejido adiposo, los pliegues nasolabiales se vuelven notables, las arrugas se vuelven más profundas y la pérdida de volumen alrededor de los ojos hace que la cara se vea cansada y envejecida.

Después de los 40 años, es mejor deshacerse por completo del deseo de perder peso hasta una talla juvenil. Según un estudio realizado en gemelos, si el índice de masa corporal aumentaba en 4 puntos, entonces, hasta los 40 años, una persona se ve visualmente mayor, pero después de los 40, más joven. Y después de los 55 años, el índice de masa corporal puede aumentarse de manera segura en 8 puntos y la persona se verá más joven que la gente de su edad que está a dieta.

4. Falta o exceso de actividad física

Un estilo de vida activo no solo mejora la salud, sino que también prolonga la juventud. Y este hecho es confirmado por un estudio, durante el cual se descubrió que las personas mayores que realizan ejercicios físicos regularmente no solo retrasan el proceso de envejecimiento, sino que sus niveles de inmunidad y colesterol son comparables a los de los jóvenes.

Pero hay que tener medida en todo, ya que el otro extremo de un estilo de vida sedentario, el esfuerzo físico excesivo, puede hacer más daño que bien. Tracy Mountford, directora de una clínica cosmética en Londres, señaló que en las personas mayores de 40 años, como resultado de un entrenamiento excesivo, se acelera la pérdida natural de volumen facial, lo que hace que las personas se vean mucho mayores.

5. Cara “de azúcar”

Una tez apagada, inflamación, piel flácida, bolsas debajo de los ojos y arrugas en la frente: este es el costo del amor por los dulces. El azúcar intensifica la glicación, un proceso en el que el exceso de glucosa daña el colágeno y lo hace inelástico, lo que acelera el proceso de envejecimiento de la piel.

6. Dormir de lado o boca abajo

Los científicos han descubierto que las personas que duermen mal envejecen más rápido. El estudio se realizó con la participación de 60 mujeres de 30 a 49 años, y aquellas que no dormían bien tenían signos de envejecimiento de la piel: arrugas, pigmentación, pérdida de elasticidad de la piel. Además, su piel se volvió más sensible al medio ambiente y redujo la capacidad de auto reparación después de la exposición al sol.

Según otro estudio, es importante no solo cuánto dormimos, sino cómo. Durante la noche, una persona cambia su posición unas 20 veces, y en el 65 % de los casos, las personas duermen de lado, lo que contribuye a la formación de arrugas en la cara y el cuello. Además, con la edad, una persona cambia con menos frecuencia su postura durante el sueño: el número de veces disminuye de 27 a 16 por noche. Y cuanto más tiempo una persona no cambia de posición, tanto más largo es el efecto adverso sobre la piel.

7. Un divorcio

Según un estudio realizado por cirujanos plásticos, un matrimonio disuelto deja marcas en la cara. Se hicieron observaciones en gemelos y resultó que los que habían pasado por un divorcio parecían casi 2 años mayores que sus hermanos y hermanas que estaban casados, solteros o incluso viudos.

8. No hacer que el surco nasolabial luzca marcado

El filtrum de los labios es un área pequeña entre la base de la nariz y el “arco de Cupido”, así como un área importante en la arquitectura de la cara. En la juventud, está bien expresado y marcado, pero con los años, en la mayoría de las personas se alisa por completo. Pero es posible hacer que el rostro se vea visualmente más joven con cosméticos: oscurece el filtro con un contorno para crear un efecto de sombra y agrega un poco de iluminador sobre el labio superior.

Bono: no confíes solo en la genética

En general, se suele creer que la genética juega un papel importante en el envejecimiento, y si tu madre a los 50 años parece de 30, entonces no tienes nada de qué preocuparte. Pero los científicos realizaron un estudio en el que, durante 12 años, observaron de cerca a un gran grupo de gente compuesto por casi mil personas. Y resultó que algunas envejecían 3 veces más rápido que otras. Así, durante 1 año calendario, algunos podrían no haber tenido ningún cambio fisiológico, mientras que otros se volvían visualmente 3 años mayores en los mismos 12 meses. Cuando los participantes del estudio cumplieron 38 años, su edad biológica no coincidía con su pasaporte y oscilaba entre los 28 y los 61 años.

Según los autores del estudio, el envejecimiento depende solo en un 20 % de la genética. Son de mayor importancia factores como el ejercicio, la nutrición adecuada, los exámenes médicos regulares y el abandono del hábito de fumar. Además, aquellos cuya edad psicológica superaba la real envejecían más rápido.

Y tu, ¿aparentas ser mayor o menor a tus años? ¿Qué secretos tienes para mantener tu aspecto fresco y juvenil?

Ahora lo vi todo/Vida saludable/8 Razones por las que algunas mujeres siempre se ven como adolescentes y otras no tanto
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos