Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

18 Diseños mal logrados que nos hicieron decir: “¿¡A quién se le ocurrió esto!?”

El diseño es una parte importante en la creación de todo lo que vemos y usamos en nuestra vida diaria. Las cosas son pensadas para que funcionen, bueno, en la mayoría de los casos. Pero hay ocasiones en que los diseños que podrían parecer perfectos para el creador resultan no funcionar de la manera en que esperaban, y terminan abriéndoles paso a situaciones complicadas o graciosas, dependiendo de los ojos con los que las queramos ver.

1. “A alguien le gusta vivir peligrosamente”

2. “El parque infantil de mi localidad solía convertirse en una piscina cada vez que llovía”

3. “Este martillo de escape de emergencia está colocado detrás de una cubierta de plástico sellada con tornillos. No, no hay destornillador de emergencia en ningún lado”

4. “Dos ventanas de mi trabajo luchan constantemente por el honor de ser la que se va a abrir”

5. “Menos mal que esa puerta está ahí para... mmmm... no lo sé”

6. “No puedo dejar de pensar en este lavatrastes”

7. “El botón de parada del autobús junto a la rodilla”

8. El diseño de esta bañera parecería ser especialmente apto para resbalones

9. “Este armario de un hotel alemán necesita varias advertencias... y aún así, casi me golpeo la cabeza”

10. Y... ¿qué pasa si las visitas quieren ir al baño?

11. Cajero automático ruso construido en un sitio un tanto incómodo...

12. Difícil no tropezar en un piso tan confuso

13. “Para cruzar este puente, tienes dos opciones: o te mojas los zapatos o haces algo de ejercicio”

14. “Rampa inútil”

15. “Pasé 15 minutos buscando un enchufe en mi habitación de hotel... el único está detrás del radiador”

16. ¿Están seguros que estudiaron diseño?

17. Ok, pero...

18. Este espejo lo convirtió en un rompecabezas humano

¿Qué diseños te has encontrado que parecen no haber sido pensados para funcionar correctamente? ¡Nos encantaría seguir agregando más fotografías a esta colección!

Ahora lo vi todo/Decoración y diseño/18 Diseños mal logrados que nos hicieron decir: “¿¡A quién se le ocurrió esto!?”
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos