Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

12 Actividades del diario que con pequeñas mejoras son mucho más eficientes

A veces nuestra manera de realizar las cosas obedece, más que nada, al criterio de la intuición. Hay actividades tan simples y mecánicas que hacerlas diferente, posiblemente ni se nos cruzaría por la cabeza. Aun así, con menos esfuerzo del que podrías pensar, hay otras formas de cuidar de tus artículos y simplificar tu vida doméstica, y con ello, reservar tu tiempo, energía, e incluso, dinero para aquello que más te gusta.

En Ahora lo vi todo nos gusta ser tan prácticos como sea posible. Por ello, hicimos algo de investigación para traerte algunos consejos que hasta nosotros hubiéramos querido saber antes.

1. No activar el seguro de la cremallera

¿Te ha pasado ese momento incómodo cuando se te baja la cremallera del pantalón sin darte cuenta? Pues resulta que es posible evitarlo, ya que la mayoría de estas tienen un mecanismo que previene que vuelvan a abrirse. Para activarlo, simplemente tienes que poner el tirador boca abajo.

2. Refrigerar los aguacates

Quizá parezca un paso obvio meter los aguacates al refrigerador apenas los llevamos a casa. Pero la realidad es que conviene tenerlos unos cuantos días en un lugar fresco y oscuro para que terminen de madurar. También puedes acelerar este proceso guardándolos dentro de una bolsa de papel.

3. Verter detergente directamente en la ropa

No es buena idea verter el detergente directamente en la ropa, dado que puede dejar una película de jabón. Por eso es recomendable siempre usar el compartimiento de la lavadora destinado a esto. Si la tuya no tiene uno o lavas la ropa en el lavadero, es mejor agregar el detergente después del agua, antes de echar las prendas.

4. Ajustar muy arriba o muy abajo el aspa de la batidora

Una batidora de pedestal es una gran adición a la cocina si se usa correctamente. Pero si el batidor se coloca muy abajo, puede golpear los bordes del tazón y acabar dañándose con el tiempo. En cambio, si se pone muy alto, la mezcla no se integrará completamente.

Para arreglarlo, puedes guiarte poniendo una moneda de diez centavos en el tazón. Si esta se mueve mucho, es que el batidor está muy abajo; si no se mueve en absoluto, quiere decir que está muy alto. La moneda debe moverse de un cuarto de pulgada a media cada vez que pase el batidor.

5. Enfocarse en proteger la cabeza del frío

Existe la creencia de que la cabeza es la zona del cuerpo a la que se le debe dar prioridad para protegerse de las bajas temperaturas. Sin embargo, no es que perdamos la mayor parte de nuestro calor corporal por ella, sino que lo hacemos por cualquier zona que esté expuesta al frío. Por eso, de nada nos va a servir cubrir la cabeza si el resto de nuestro cuerpo no está abrigado.

6. Meter las cacerolas frías al horno

Cuando se trata de vidrio, es mejor evitar los cambios bruscos de temperatura. Aunque los utensilios Pyrex parezcan seguros, cuando quieras calentar una cacerola muy fría, una opción es colocarla en el horno al mismo tiempo que este se esté calentando, es decir, no precalentarlo. En el caso de que quieras hacerlo en el microondas, lo mejor es esperar a que el plato esté a temperatura ambiente.

7. Almacenar el chocolate en el refrigerador

Puede que chocolate y frío suenen como una excelente combinación. Pero es mejor no refrigerar este producto para evitar que absorba los olores de la comida guardada en el refri. Lo mejor es conservarlo en un recipiente hermético y colocarlo en un lugar fresco y seco.

8. Sustituir la aspiradora convencional por una robot

Las aspiradoras robot son un gran aliado para mantener el piso limpio sin esfuerzo, pero no igualan la potencia de succión de una aspiradora convencional. Por ello, lo ideal es combinarlas, usando la aspiradora regular una vez a la semana para eliminar la suciedad incrustada y la robot el resto de los días.

9. Posicionar incorrectamente las manos en el teclado

Algo muy importante al usar la computadora es asegurarse de posicionar las manos adecuadamente para evitar lesiones como el síndrome del túnel carpiano. Una de las cosas para tener en cuenta es colocarlas cerca de los codos formando un ángulo de noventa grados, sin tener que doblar las muñecas hacia abajo o hacia arriba.

Además, si se busca escribir más eficientemente sin necesidad de ver el teclado, se debe acostumbrar al cuerpo a posicionar las manos en la fila de inicio, poniendo la izquierda en las letras “A”, “S”, “D” y “F”, y la mano derecha en “J”, “K” y “L”.

10. Lavarse los dientes justo después de comer

Aunque es bueno mantener la higiene bucal, es recomendable no cepillarse los dientes inmediatamente después de comer o beber un alimento ácido.

El ácido de la comida debilita el esmalte dental, y podemos eliminar este último si nos cepillamos justo después de alimentarnos.

11. Guardar los huevos en la puerta del refrigerador

Quizá guardar los huevos en la puerta del refrigerador parezca muy conveniente, pero en realidad lo mejor es almacenarlos cerca del fondo. En la puerta, los huevos se exponen a cambios de temperatura cada vez que se abre y se cierra el refrigerador, lo cual podría fomentar el crecimiento de bacterias.

12. Usar la tapa del café solo para cubrir el vaso

¿Sabías que las tapas de Starbucks están diseñadas de forma que puedes poner tu vaso sobre ellas? De esta manera, puedes usarlas como portavasos para evitar manchas de bebidas calientes o frías en la mesa.

¿Cuál es una cosa que hayas hecho mal hasta que descubriste una solución?

Ahora lo vi todo/Hogar genial/12 Actividades del diario que con pequeñas mejoras son mucho más eficientes
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos