Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

14 Errores que deberíamos evitar para que nuestro baño no sea un desastre

El sanitario es uno de los lugares donde deberíamos poner especial atención en cuanto a las cosas que colocamos allí. Ya sea por higiene o simplemente por el aspecto estético, es una carta de presentación del hogar. Por ello recopilamos una serie de cosas que no se deberían hacer, para mantenerlo limpio y ordenado.

1. Estante de esquina de acero cromado

Debido a su bajo coste, estos estantes pueden encontrarse en muchos cuartos de baño. Pero en ambientes húmedos pueden oxidarse rápidamente, ya que el revestimiento de cromo se desgasta con el tiempo y el metal se corroe. Elige estantes de vidrio, acero inoxidable o latón. Tendrán un aspecto caro y elegante.

2. Cosméticos y productos domésticos que se almacenan sobre el lavarropas

Prueba quitar todos los objetos innecesarios de la lavadora y verás cómo se transforma el aspecto de tu baño. Los accesorios y los cosméticos expuestos pueden hacer que un espacio ya de por sí pequeño parezca desordenado. No olvides despejar esta “isla de desorden” de vez en cuando.

3. Usar una esponja en lugar de una jabonera

Se ve impresentable y definitivamente no es la forma más divertida de lavarse las manos. El jabón se empapa, se ablanda y se deshace, y la esponja se llena de agua jabonosa que parece más bien una sustancia viscosa. En caso de emergencia, esta solución improvisada está bien, pero para un uso permanente es mejor utilizar un accesorio de calidad y con estilo.

4. Muchos estantes abiertos y otras superficies

Hay tantas cosas en el baño y tan poco espacio. No es de extrañar que, con un espacio limitado, tratemos de meter el mayor número de objetos posible y llenar con ellos todas las superficies disponibles. Pero la acumulación de frascos y otros objetos pequeños es una fuente de ruido visual y desorden. Siempre que sea posible, asegúrate de tener buenos sistemas de almacenamiento, esconde algunos objetos detrás de las puertas de los armarios, revísalo regularmente y deshazte de las cosas innecesarias.

5. Batas colgadas en la puerta del cuarto de baño

El cuarto de baño es un lugar muy húmedo, y guardar las batas en la puerta hará que estas se humedezcan, creando un entorno ideal para las bacterias y emitiendo un olor desagradable. Las batas (así como las toallas limpias) deben guardarse en otra parte del hogar.

6. Provisiones de papel higiénico en bolsas

Los paquetes de papel higiénico abiertos y rotos que se exponen no son agradables para la vista. Si no se dispone de almacenamiento para rollos de papel higiénico, lo mejor es sacar el papel de su embalaje y almacenarlo en contenedores, cestas o en estanterías especiales. Tendrá un aspecto inusual y bastante atractivo.

7. Trapos colgados en un toallero o sobre un balde

No cabe duda de que es importante y necesario dejar secar los trapos domésticos, pero no hay que almacenarlos así de forma permanente. Una vez que estén completamente secos, recuerda mantenerlos fuera de la vista y guardarlos en un armario o contenedor aparte.

8. Un enorme calentador de agua en la pared

Una caldera no es definitivamente un complemento acogedor para un cuarto de baño. Sin duda es necesario, pero definitivamente hay que disimularlo de algún modo. No solo abarrota el espacio con su imponente tamaño, sino que además da la sensación de estar en una sala técnica y no en un baño. Puedes crear un espacio oculto para el calentador de agua con persianas, un mueble especial, un hueco en la pared y otras estructuras.

9. Pintura descascarada o amarillenta en las tuberías

Una tubería de hierro fundido que ha sido recubierto con pintura blanca requiere muchos cuidados. Comprueba periódicamente que no haya manchas de óxido, limpia el polvo y renueva el revestimiento. El color blanco acabará adquiriendo un tinte amarillento debido a las altas temperaturas.

10. Jabón líquido en su envase original

La abundancia de botellas de colores sobre el lavabo es una fuente de ruido visual. Se recomienda verter los líquidos en recipientes especiales a juego con el diseño del baño. Considera también los dispensadores de jabón automáticos. No dejan goteos, son económicos y tienen un aspecto muy elegante.

11. Esponjas colgadas del grifo

Es mejor tomar un lugar separado para las esponjas y los paños de colores al lado de la ducha o de la bañera. Por ejemplo, cuélgalos en ganchos o ponlos en un recipiente de plástico y colócalos en una estantería.

12. Elementos del amateurismo creativo

Ser creativo en el diseño de un cuarto de baño es un asunto arriesgado. Lo más probable es que resulte ridículo y desentone con el concepto general. Pegatinas decorativas, cuadros, carteles, flores artificiales... todos estos artilugios solo harán que el cuarto de baño parezca desordenado.

Si quieres darle un toque especial al interior, prueba a sustituir los accesorios aburridos por otros de colores más vivos e inusuales, o añade un acento llamativo en forma de mosaico o azulejos de colores.

13. Alfombras de microfibra de pelo largo

Se ven baratas, juntan la basura y el polvo, y tienen mucha electricidad estática. Las alfombras de microfibra no toleran las altas temperaturas, por lo que no deben secarse sobre un radiador ni colocarse en un suelo caliente. Con el paso del tiempo, el material se desplomará, dejará de absorber la humedad y, en general, tendrá un aspecto desagradable.

14. Vaso para cepillos de dientes

Es posible que más de una vez hayas notado una mancha negra en el mango de tu cepillo de dientes. Se trata de moho, que se forma en el fondo del vaso debido a la humedad y la mucosidad acumuladas. La taza necesita ser lavada y desinfectada constantemente, y además deja marcas en el lavabo, que también hay que limpiar periódicamente. No es aconsejable guardar los cepillos de todos los miembros de la familia en el mismo vaso: si entran en contacto unos con otros, las bacterias pueden transferirse rápidamente.

¿Cómo mantienes ordenado el cuarto de baño? ¿Qué experiencia graciosa has tenido en baños ajenos?

Ahora lo vi todo/Hogar genial/14 Errores que deberíamos evitar para que nuestro baño no sea un desastre
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos