Ahora lo vi todo
Ahora lo vi todo

El significado del “maternés” y por qué esta estrategia puede ayudar a los bebés

Para algunas personas, cambiar la forma de hablar cuando se dirigen a los bebés puede resultar intimidante o innecesario. Sin embargo, gran parte de las veces que nos topamos con un pequeñín nos sale hablarle con dulzura, palabras alargadas, voz chillona o exagerada, balbuceos y muecas excesivas. La realidad es que esta gesticulación extrema, también llamada “baby talk”, es capaz de contribuir a que los bebés adquieran más herramientas de lenguaje y enfoquen mejor su atención.

En Ahora lo vi todo, te contamos el porqué de este efecto positivo, y de qué manera las personas a cargo de la crianza pueden aprovecharlo para mejorar la comunicación.

La simpleza del lenguaje

El habla dirigida a los bebés se caracteriza por oraciones más simples, una frecuencia más lenta y una pronunciación más variable. Un estudio demostró que esto influye significativamente en aspectos más sutiles del desarrollo del lenguaje, de tal manera que puede mejorarlo.

En dicho estudio, dieciocho cuidadores leyeron un libro de imágenes que incluía pares mínimos de voz (por ejemplo, gato/pato) y una variedad de vocales. Los resultados sugirieron que la velocidad, la modulación, el tono y la gesticulación de voz tenían impacto en la atención de los bebés.

Mayor socialización con los padres

En otro estudio, los investigadores de la Universidad de Washington descubrieron que los niños cuyos papás decidieron participar en algunas sesiones de entrenamiento para aprender la técnica de hablar como bebés, balbucearon más y produjeron más palabras a los 14 meses que los bebés cuyos padres no las tomaron.

Según los resultados, hablar directamente con el bebé puede ayudar a los pequeños a sintonizar socialmente con sus padres, y los motiva a responder, incluso si eso solo significa balbucear.

El “maternés” como estrategia de comunicación

La técnica maternés se trata de una mezcla totalmente gramatical que implica palabras reales, vocales alargadas y tonos de voz exagerados. Conforme los padres hablan de manera directa al pequeño, suenan felices y comprometidos, lo que ayuda al bebé a comprender que se dirigen a él y le están comunicando algo.

Beneficios a largo plazo

Según los resultados de un estudio reciente sobre maternés, los bebés entre 14 y 18 meses de familias entrenadas, decían unas 100 palabras como promedio, en comparación con las 60 de los bebés del grupo de control.

La doctora Patricia Kuhl explica que la evolución del lenguaje ha facilitado las habilidades de comunicación social que son esenciales para la supervivencia de la especie. En su estudio, se comprobó de primera mano de qué forma el lenguaje y el compromiso social de los padres pueden fomentar los primeros balbuceos del bebé, que se transforman en palabras y después en oraciones.

Los bebés aman que se les hable con voz de bebé

Un estudio realizado por Michael Frank, psicólogo de Stanford, encontró que los bebés de todas las edades prefieren que se les hable con el famoso “baby talk” cuando se pronuncia en su idioma nativo, porque eso es lo que reconocen. Los científicos creen que las preferencias de los bebés probablemente provienen en parte de su experiencia con el lenguaje infantil en casa, pero también en parte porque un lenguaje más melódico simplemente les suena mejor.

Consejos para estimular el habla del bebé

Entre más palabras escuchen los bebés, mejor será su lenguaje según la técnica del maternés. Por lo que aquí te compartimos algunos consejos respecto a cómo estimular a tu bebé al mismo tiempo que se divierten juntos:

  • Habla con tu bebé todo el tiempo. Incluso sobre las cosas que no parecen interesantes, como sobre lo que haces en la casa. Por ejemplo, “papá está aspirando la alfombra para deshacerse del polvo que lo hace estornudar”.
  • Repite los intentos de palabras de tu bebé para fomentar la conversación bidireccional. Por ejemplo, si tu bebé dice “mamá”, podrías decir “mamá” de vuelta. También puedes repetir y construir sobre las palabras de tu bebé. Por ejemplo, cuando el bebé dice, “tren”, dices: “Sí, es un tren rojo grande”.
  • Demuestra interés en el balbuceo. Cuando tengas una conversación con tu bebé míralo a los ojos y dedícale muchas sonrisas.
  • Responde y habla sobre los intereses de tu bebé. Por ejemplo, si comienza a jugar con un tren de juguete, podrías decir: “¡Chu, chu!”.
  • Lee y cuenta historias con tu bebé. Puede ser con apoyo de libros ilustrados.
  • Comparte canciones y rimas infantiles.
  • Elogia los esfuerzos de tu bebé por hablar. Por ejemplo, si señala a un perro y lo nombra, podrías decir: “¡Bien hecho por señalar al perro!”.

¿Qué otra técnica conoces para cultivar la comunicación en los bebés? ¿Eres del equipo que se intimida o del que lo dice todo gesticulando con los más pequeños?

Ahora lo vi todo/Relaciones/El significado del “maternés” y por qué esta estrategia puede ayudar a los bebés
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos